Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Relatos Peskacor-mar Cuando menos te lo esperas salta el robalo!

Soy Alfonso y hoy quiero aprovechar para dar la bienvenida a nuestro viejo amigo Edalpi. Sé de buena tinta que se trata de un fantastico pescador que se ha forjado en los mismos lugares que tanto Miguel como yo solemos recorrer con la intención de capturar algún buen ejemplar. Estoy convencido de que poco a poco irá compartiendo con nosotros sus nuevos conocimientos y nos meterá en el cuerpo el gusanillo de lanzar nuestras cañas en la orilla del mar para ver si conseguimos algún ejemplar tan bueno como los que estoy seguro que nos irá mostrando en sus relatos. Buena pesca Eduardo!!!

 

 

 

 

Siempre he sido de ese grupo de pescadores, que en sus salidas de pesca buscaba la parte del río inaccesible a todos los demás, aquella recula del pantano donde solo unos pocos son capaces de llegar y esas pequeñas calas conocidas por casi nadie.

 

No me ha importado terminar el día lleno de arañazos, agotado por el madrugón y el esfuerzo realizado o quemado por el sol, ya que hasta el día de hoy lo he considerado necesario, para pescar esa trucha desconfiada, los cada vez más resabiados basses o la grandes herreras.

 



Sólo o en poca compañía… porque tratándose de pesca todo lo demás sobra.
Pero como decía anteriormente, hasta el día de hoy; ya que: “Cuando menos te los esperas… salta el Robalo”.

 


La tarde del sábado quede con mi mujer y unos amigos para echar un rato en la playa. A estas alturas del mes de Julio y tratándose de Málaga nos decidimos por las playas del Rincón de la Victoria, ya que en estas si encontraríamos un hueco donde plantar la sombrilla, cosa imposible en las de la capital. Decidí llevarme una pequeña caña telescópica de cuatro metros para pasar el tiempo y por el camino me hice con una cajita de titas, de esas diminutas que llaman “baby”.

 



Con la característica tranquilidad de nuestros amigos conseguimos llegar a la playa del Rincón a eso de las seis y media de la tarde, hora en la que continuaban aprovechando el baño y el sol muchas familias malagueñas.



El mar presentaba un inmejorable aspecto ya que con el moderado levante del día se había producido un oleaje que desde treinta metros hasta la orilla rompía en espuma, con el disfrute de los últimos bañistas.



Tras superar una cierta vergüenza y atender las numerosas preguntas que niños y curiosos me formulaban en corro, conseguí clavar mi caña en la orilla; dejando de lado toda la filosofía y principios inamovibles que he aplicado en este deporte, ya que se trataba solo de echar un rato de playa.

 

 


Con el primer lance consigo situar el cebo tras la última ola, no a mucha distancia, acción que observa detenidamente uno de los “especimenes” del lugar. Este individuo, no encontró otra cosa más interesante que hacer tras la copiosa comida que se regaló y la ingesta de varias latas de cerveza que preguntarme por los “pezcaos” que se sacaban allí. Tras atenderlo pacientemente decido darme la vuelta hacia la toalla, ya que tenía muy abandonados a mis amigos.



No había dado aún dos pasos, cuando el “espécimen” me grita que el “cree que están picando”. Tras girarme veo como efectivamente la caña tintinea en su puntera, indicando que un pequeño pez come al otro lado; cuando de repente el pequeño pez inicia la carrera, doblándola toda desde la mitad hacia su puntera.

 

 

 

En un segundo consigo sacar la caña de su soporte clavando la pieza acto seguido. Tras unos minutos de lucha, me inquieta la duda de que pueda tratarse de una “lisa” ya que por las pocas capturas de esta zona y lo reducido de su tamaño habitual, me inclino a pensar esto.



Aprovechando la última ola consigo sacar a tierra la captura, siendo mi sorpresa enorme al comprobar que se trataba de una buena lubina. Tras introducirle la mano por las agallas para levantarla me doy cuenta que toda la playa ha estado siguiendo su pesca, recogiendo el instante incluso en fotografías.

 


No sin algo de rubor que me hace enrojecer y sacando pecho, dejo que me fotografien tranquilamente, olvidándome por completo de mis principios y de mi filosofía, aplicándome desde ese día el dicho de “Cuando menos te los esperas… salta el Robalo”.

Comentarios (11)
11 Miércoles, 22 de Octubre de 2008 12:52
Eduardo-peskacor
Antonio estaremos en contacto,ahora mismo me es dificil conectarme a la red pero en cuanto tenga mas tiempo te contesto a tu correo y quedamos para ir donde haga falta, ya sea a la costa o al Guadalhorce.

Un saludo
10 Domingo, 19 de Octubre de 2008 19:04
J Alfonso
Muchas gracias Antonio de Álora por lo que me toca, pero la pieza es merito de Eduardo. Yo he introducido esta entrada pero la ha escrito nuestro compañero y amigo Eduardo, y esta gran lubina fue capturada por él. Perdona si mi introducción te ha confundido, y tranquilo que cuando decidamos llevar a cabo una superquedada te avisaremos...

Un saludo...
9 Domingo, 19 de Octubre de 2008 09:23
antonio de alora
enhorabuena alfonso excelente pieza, y tambien felicidades por la pagina, en estos momentos estoy preparandome una barca y un motor electrico, haber si pudieramos coincidir y hechar un rato de pesca, este es mi correo chorre_one@yahoo.es, un saludo desde alora
8 Martes, 14 de Octubre de 2008 19:49
jose maria
Eduardo¡¡¡ pedazo de pagina que os habeis currado¡¡. Tengo la caña calentita para que vayamos a Cadiz a buscar esas pesqueras que se nos resisten o al menos quedarme con algunos de tus consejillos que prestas tan amablemente. saludos y un fuerte abrazo
7 Martes, 07 de Octubre de 2008 11:40
Gerardo
Mi enhorabuena por la página, me parece muy interesante y didáctica, así como útil y práctica para los aficionados a la pesca. En particular, los relatos de Eduardo te transportan al día de pesca que describe, parece que has estado allí pescando con él.
Doy fe de que sus días de pesca son así, se pesque algo o no siempre hay anécdotas que contar, o que no se pueden contar.
Espero con mucho interés el siguiente relato........Ánimo
6 Domingo, 21 de Septiembre de 2008 22:04
Fátima
Hola! Enhorabuena por la página, está quedando muy bien, y seguro que tendrá cada vez más visitas. Respecto al relato, ha quedado estupendo, tal y como fue, aunque para los que estuvimos alli fue realmente emocionante. Hasta la próxima peskadores.
5 Jueves, 18 de Septiembre de 2008 19:54
Marta
Hola Peskadores! A mi también me ha gustado mucho la nueva imagen de Peskacor, está realmente bien y con contenidos generales que me parecen muy interesantes, por ejemplo la descripción de las distintas especies y su aspecto. Pues nada, que sigáis mejorando día a día como hasta ahora. Aprovecho para saludar a Edalpi y familia y enviarles un besazo. Hasta pronto.
4 Jueves, 18 de Septiembre de 2008 18:28
J Alfonso
Muchas gracias Luis, me alegra mucho que te guste. Llevamos tiempo trabajando en esta nueva versión y al final parece que ha quedado bastante decente, para ser unos amateur!!
3 Jueves, 18 de Septiembre de 2008 16:22
Luis guerrero
Madre... qué chula os ha quedado la web. Sin duda os auguro éxito y muchas visitas. Enhorabuena por el cambio. Muy bueno
2 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 15:23
Luis Guerrero
Qué buen relato...Me he sentido espectador de aquella captura. Me encanta... Enhorabuena por el relato y por supuesto por la captura Luis
1 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 15:23
Miguel A
Hay días y días..Quien no ha ido preparado a tope, dispuesto a echar la jornada de pesca de su vida, concentrado en sus lances y se ha vuelto a casa con un palmo de narices...Sin embargo, hay días que te deparan gratas sorpresas. Días en los que vas por echar un ratillo y te encuentras con la captura de tu vida. Otro de los alicientes de la pesca, desde mi punto de vista, es lo impredecible de algunas especies. La pesca no depende al cien por cien de la técnica, los señuelos, las lunas, etc..Siempre queda, por pequeña que sea, una parte destinada al azar. Enhorabuena por la excelente captura y a seguir pescando! Saludos

Agrega tu comentario

Tu nombre:
Comentario (puedes utilizar código HTML aquí):
  La palabra para verificación anti SPAM. Letras minúsculas sólamente y sin espacios.
Palabra de seguridad: