Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Relatos Jornadas ¿Dónde están los grandes basses?

El sábado por la mañana todavía me rondaba en la cabeza la estupenda salida de peska de la que Miguel y yo disfrutamos el jueves por la tarde. Leí su entrada en nuestra Web y volví a emocionarme con los recientes recuerdos del momento. Entre pensamientos e ilusiones sonó el teléfono, era Miguel; el cual ya tardaba en contactar conmigo.

 

Tras reírnos un rato y comentar el motivo de su llamada no tardamos en decidir enfrentarnos a una matinal y calurosa jornada de peska. Quedamos para el domingo, bien temprano, en el lugar donde guardamos nuestros kayaks, y con destino nuestro paraje favorito, por su dureza y complicación para sacar un buen ejemplar.

 

Pues bien, al día siguiente allí estábamos los dos, medio dormidos, con lagañas en los ojos y con unas ganas locas de empezar a pescar. Cargamos los equipos, colocamos los kayaks en nuestras bacas y estábamos en camino. Llegamos a eso de las siete menos cuarto y a las siete ya estábamos en el agua comenzando a navegar. Con tranquilidad íbamos montando las cañas, los carretes y por último lógicamente y tras estudiar la variedad de las cajas, los señuelos. Mientras, poco a poco avanzábamos hacia el lugar donde habíamos decidido probar suerte. Ésta entre otras es la ventaja de emplear los motores eléctricos para desplazarnos, mientras navegamos podemos aprovechar para hacer este tipo de cosas y mientras ir contándonos nuestras batallitas.

 

En unos 15 ó 20 minutos estábamos llegando al lugar donde queríamos pescar, tras disfrutar de un increíble paseo recreándonos en el paisaje. Comenzamos a pescar muy cerca el uno del otro, escudriñando cada rincón de la orilla, tentando con nuestros artificiales, una Bagley en mi caso y una Rapala Jointed Shad Rap en suspensión en el caso de Miguel, a los basses que habitan en este pantano. No tardamos en comenzar a tener picadas, Miguel la primera, un bass de entre 25 y 30 centímetros. Al momento yo, otro bass de idénticas dimensiones. Unos metros más adelante y, otro más! el cual parecía su hermano gemelo.

 

 

Cuando comenzamos a sacar peces de dimensiones similares, como en esta ocasión, comienzo a divagar y a hacer conjeturas, ¿será que la actividad de estos animales depende en gran medida del tamaño de los mismos?, ¿será que tienen reglas de alimentación?, ¿será que según la época del año o las condiciones climáticas pican los de un tamaño u otro?. Cuantas preguntas, ¿no?.

 

Entre pregunta y pregunta, lancé mi artificial a una zona que se me antojó bastante interesante, orilla escarpada, un incipiente eucalipto sumergido, varios lentiscos alrededor del eucalipto, y un tronco grande y seco despuntando sobre la superficie, vamos de libro. Apunté al tronco, cerca del eucalipto, y aunque estaba bastante lejos, salió un lance perfecto, achacable al equipo de casting que se está reivindicando como más que eficiente. Como disponía de bastante terreno comencé a recoger primero de forma rápida para que el señuelo cogiese profundidad, cuando intuí que estaba pasando cerca de la base de los lentiscos afloje el ritmo y di un par de cachetazos, y entonces zas! El primer envite. Nervioso seguí recogiendo, otra vez bien rápido para volver a frenarlo y de nuevo con gran violencia la punta de la caña comenzó a doblarse y a trabajar. Algo había picado el anzuelo, y era una buena pieza. Miguel ya estaba grabando y animándome en la lucha. La forma de tirar, la manera de cambiar de dirección, aun no lo había visto pero ya intuía de lo que se trataba, no era la primera vez que sentía ese tipo de comportamiento al otro lado de la caña. Tras un buen rato de lucha y disfrute comencé a obligar al animal a que saliera a la superficie y efectivamente un gran barbo comenzó a reconocerse, todo dorado y alargado. Que animal más bonito!

 

 

Por fin se dejó sacar del agua, exhausto por la lucha la cual había sido notable. Miguel echó algunas fotos, disfrutamos del adversario por unos segundos y lo devolvimos enseguida al agua para que la próxima vez esté un poquito más grande y fuerte.

 

 

Tras este buen rato seguimos pescando. Miguel estaba empeñado en sacar algún buen bass en superficie. Lanzaba incansable a cada rincón bien con el popper que llevaba montado en una caña, bien con la rapala que llevaba montada en la otra. Con ambos artificiales probaba suerte dando golpes de muñeca, desplazando el artificial, en definitiva dándole vida lo mejor posible, tal y como él sabe hacer. No tardó en conseguir algunas capturas, pero tal y como os contaba antes, todos de idénticas dimensiones.

 

Pensé en montar una lombriz estilo “Texas”. Quizás estén en el fondo y tengamos que buscarlos por ahí. Pues dicho y hecho, mientras Miguel seguía probando suerte arriba, yo comencé a escudriñar el fondo en unos cortados que pensé que serían ideales para albergar algún buen bass de los que este pantano guarda en sus aguas. Ya os digo que este tipo de pesca no es mi fuerte, pero aun así me defiendo animando este tipo de señuelos. Así, tras un rato de menear la lombriz por el fondo, el hilo comenzó a desplazarse de un lado a otro rápidamente, y pensé, ya está!.

 

Pues no, otro pequeño bass como el resto. Aun así seguí probando suerte con esta técnica y llegue a sacar a lo largo de la mañana hasta 5 basses más como el primero, mientras Miguel hacía lo propio pero esta vez a media agua, para no dejar nada sin probar.

 

Como veis, cuando la cosa está así creo que hay que relajarse, disfrutar de la pequeña aunque divertida batalla que dan estos pequeños amigos e ir tomando rumbo a los coches para tomarse una buena cerveza en el chiringuito, que es una de las mejores maneras de acabar una buena jornada de peska!!! Un saludo y buena peska…

Comentarios (8)
8 Lunes, 06 de Octubre de 2008 17:35
Miguel A.
Cómo se notan los años y la experiencia con los basses Juan José!; sabias palabras..La alegría fue recíproca, no lo dudes.Hace no mucho tiempo Juan Alfonso y yo estuvimos precisamente hablando de ti, de cómo te iría, ya que estuvimos recordando viejos tiempos en el colegio. Pues lo dicho Juan José, que queda pendiente la quedada para pescar cuando quieras, tienes nuestros correos en el menú de arriba en "organigrama". Un abrazo y hasta pronto.
7 Lunes, 06 de Octubre de 2008 16:39
Juan José Perea
Qué alegría me llevé al veros el otro día a Miguel y a ti por las orillas!
Muy buen relato Juan A., y sin duda alguna esa pregunta es la que todos quisiéramos conocer la respuesta!
En mi modesta opinión los basses se encuentran todavía suspendidos en zonas frescas y oxigenadas, además este año la freza ha sido muy buena en los embalses cordobeses, por lo que tienen comida fácil y abundante y además a esto hay que sumar la cantidad de pez pasto de que disponen.
Esperemos que llueva y se llenen los embalses este otoño, así el pez pasto suele desplazarse a las orillas recientemente sumergidas en busca de su alimento y detrás de ellos irán nuestros queridos basses para prepararse para el invierno.
Saludos
6 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 15:07
Javi Mateos
La pesca es mas que un simple madrugar y pasar horas a pie de pantano, y eso veo que lo teneis bastante controlado, siempre respetando y marcando las distancias nunca podre comparar la pesca del Bass o la pesca a mosca con ninguna otra modalidad, Os felicito por vuestra salida de pesca y como dice mi buen amigo Luis sabeis disfrutarlas plenamente, Pasando a la actividad de lo Basses y como bien poneis en la entrada ....¿donde estan los basses? es una pregunta que todos nos hacemos en estas fechas, seguramente tengan que coincidir muchos factores para sacar un big bass en estos meses ...temperatura, profundidad, tecnica y sobre todo conincidir en un dia de super actividad de nuestros amigos mas grandes, pero lo importante realmente es asimilar que estamos en meses duros y que con pasar un buen rato ya se nos olvida todo, y si encima cae un buen bass mejor q mejor. saludos y seguimos hablando.
5 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 15:07
J Alfonso
Luis agradezco muchisimo tus palabras, simplemente comentarte que se trata de algo recíproco y que yo disfruto tanto o más que tu leyendo las entradas que tanto tu como Javi Mateos escribís en vuestros blogs, así como el resto de amigos que comparten esta pasión.

En cuanto a ti Javier, no sabes la alegría que me ha dado cuando he visto un comentario tuyo en esta entrada. Hace ya un siglo que no nos vemos, a ver cuando arreglamos eso. Decirte que el encuentro con tu hermano el otro día en el pantano fue muy ilustrador y por eso deseamos darle las gracias y decirle que intentaremos poner en práctica sus consejos. A ver cuando te animas y coges la caña y echamos unos lances. Oye, muy buena la foto, que comienzos aquellos!!!
4 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 15:06
Javier
Sin embargo, que no os engañen, que por muy bien puestos que se ponga para la foto, sus comienzos fueron muy sencillos, he aquí una foto que lo demestra ;-) http://i64.photobucket.com/albums/h167/garfiox/0095.jpg Bónita crónica, un abrazo para los dos.
3 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 15:06
Miguel A
Tú los has dicho Luís. Antes que pescadores creo no equivocarme al decir que todos los que aquí coincidimos somos amantes de la naturaleza, y eso se nota. Cuantas y cuantas jornadas nos hemos vuelto a casa sin que nos huelan las manos a pescado (bueno, creo que tú pocas..jeje) y sin embargo, satisfechos por el simple y agradable encuentro con la naturaleza. Últimamente, Alfonso y yo vamos a peskar por las tardes dejando que nos anochezca y el regreso a los coches es de lo más agradable e impresionante que hay. A esas horas el embalse es nuestro, no hay nadie y el agua está como un plato, increible! Además nos hartamos de ver por las orillas conejos, perdices y hasta un venao el otro día al amanecer. Saludos!
2 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 15:05
Luis Guerrero
Alfonso, al igual que a Miguel, te felicito por varios motivos. Lo primero da la impresión de que vivis la pesca con pasión y sensibilidad por el medio y por los peces. Eso me encanta. Segundo por saber transmitir con sencillez vuestras jornadas de pesca. Y tercero que por todo ese conjunto de cosas, cuando leo vuestras entradas, me relajo y vivo intensamente lo que describís. Es esa chispa que hace de vuestros relatos muy cercanos a los lectores... Bueno, no os hago más la pelota que va a parecer que hay algo entre nosotros jejeje¡¡¡ Yo soy de la opinion de que cuando los días de pesca se vuelven raros, en el medio que nos movemos tenemos recursos de sobra para poder disfrutar. Yo he trajado varios años como monitor y guia de piraguismo, llevando a clientes a pasear por los pantanos de nuestra tierra. Pues bien, la gente paga por navegar por los lugares por donde nostros pasamos caña en mano pendiente de los peces. Opino, al igual que vosotros, que un buen paseo con nuestros kayaks es algo precioso, y mucho más si es en ese marco incomparable. Ese embalse es el paraiso de los piragüeros, sin motoras de 200 caballos que te pasan a cinco metros. Bueno, un saludo, enhorabuena a los dos y a seguir disfrutando de las cosas como lo haceis.
1 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 15:05
Miguel A
La verdad Alfonso, es que en días como estos uno no sabe muy bien qué hacer. Puedes probar con todo lo que llevas en la caja de señuelos que cuando no quieren, no quieren. Todos conocemos distintas teorías que tratan de predecir el comportamiento de estos peces, pero también sabemos que no siempre aciertan. Desde esta web os queremos animar a que expongáis vuestros conocimientos, vuestras inquietudes y todo lo que se os ocurra que pueda ayudar de algún modo a que todos seamos un poco más sabios en este ámbito, así que ya sabéis... saludos y buena peska!!

Agrega tu comentario

Tu nombre:
Comentario (puedes utilizar código HTML aquí):
  La palabra para verificación anti SPAM. Letras minúsculas sólamente y sin espacios.
Palabra de seguridad: