Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Relatos Jornadas Tarde de sorpresas y alegrías

La tarde del 3 de julio, J. Alfonso y yo nos decidimos a echar un rato de peska en el embalse de Navallana. Lo que no podíamos imaginar era lo que nos iba a pasar. Una improvisada tarde de peska convertida en un día inolvidable. Menos mal que esa tarde se le ocurrió a Alfonso coger la cámara “buena”. Gracias a eso vais a poder disfrutar de unas estupendas fotos y unos mejores videos.

 

Como ya os comenté en otra de mis entradas, desde que la “caló” se decidió a deleitarnos con su tórrida presencia, bastante perceptible en estas tierras cordobesas donde alcanzamos los 40 grados a la sombra con bastante frecuencia, J. Alfonso y yo nos hemos decantado por las jornadas de peska cortas pero tempranas, el caso de las mañanas, e igualmente cortas pero dejando que nos anochezca, en el caso de las tardes.

 

Aun así, y para no ir con prisas, quedamos a las cinco de la tarde en nuestro punto habitual de encuentro, la parcela de Alfonso. Navallana, además de haber demostrado con creces que es uno de los mejores embalses de España para la pesca deportiva, tiene el aliciente de que se encuentra a diez minutos de la capital, lo cual te permite hacer escapas improvisadas como la que aquí os cuento.

 

En algo más de media hora ya estábamos en el agua. Hay que decir que cada vez que soltamos los kayaks en el agua despertamos bastante curiosidad entre la gente que nos observa, más aún cuando nos ven acoplarles los motores eléctricos y todo el equipo que llevamos, pero nosotros, tal y como nos hicieron el día que descubrimos esto de los kayaks, respondemos pacientemente a todas sus preguntas.

 

Tras un agradable paseo hasta llegar a las colas que teníamos previstas, comenzamos a montar los señuelos. Al principio, tanto Alfonso como yo nos decidimos por un hardbait de la marca Rapala DT Flat de 5 cm. imitación de boga que habíamos adquirido recientemente. En el primer lance Alfonso ya tenía enganchado uno. Lo trabajó bien pero al final se le escapó. Esa tarde no sé que les pasaba en la boca a estos “locos verdes” ya que parecía como si comieran sin ganas. Además había que ser especialmente sigilosos a la hora de entrar en las zonas de pesca porque estaban muy recelosos. Teníamos que aprovechar muy bien ese primer lance, ya que probablemente en el segundo ya estarían alerta y no le harían ni caso a nuestras imitaciones. Poco más adelante entramos en una cola con muchos árboles semihundidos, una zona de refugio ideal para los grandes basses. Lancé con mucho cuidado de no enganchar con las ramas y tras dos vueltas de carrete sentí una buena picada. Se trataba de un buen bass que enseguida, al sentirse enganchado, buscó como un desesperado el fondo lleno de ramas. De forma repentina surgió de la profundidad a una velocidad impresionante, pegó un salto y consiguió liberarse. Mientras, Alfonso seguía insistentemente tratando de arrancar del fondo algún gran bass, pero hasta el momento sólo consiguió un par de ejemplares de talla media.

 

Nos desplazamos un poco más adelante y llegamos a una pequeña cola que decidimos pescar juntos. De nuevo, enganché otro buenecito pero que también consiguió soltarse. Entonces fue cuando Alfonso decidió cambiar de orilla para probar en una zona profunda con cortes de pizarra que vio a lo lejos. Yo por mi parte, harto de frustrados desenganches, decidí relajarme un rato en mitad de esa gran cola y aproveché para fotografiar el impresionante paisaje.

 

Entonces fue cuando sucedió todo. Mientras observaba a mi alrededor para conseguir la mejor foto, sentí un gran chapoteo a mis espaldas, a unos cuarenta metros de mi posición. Me giré y observé con mayor detenimiento. Algo pasaba. En un pequeño recodo de una de las colas vi como desde la orilla dos urracas saltaban de un lado a otro, nerviosas y sin parar de mirar hacia el agua. Lo que me dejó impresionado del todo es que, al mismo tiempo que graznaban sin parar, en el agua se formaban unos remolinos que delataban la presencia de un gran pez. Supuse que se trataría de un lucio que, irritado por la presencia de las urracas, trataba de espantarlas o bien de comérselas, lo cual no es extraño del todo dada la gran voracidad de esta especie.

 

 

Decidido a averiguar qué pasaba, puse rumbo a esa dirección.

 

Con todo el sigilo que pude me aproximé. Estuve dudando un rato si convendría más dejar el kayak en la orilla y pescar a pie o bien, si hacerlo desde la embarcación. El inconveniente era una vez más el viento que me arrastraba y me hacía perder constantemente mi postura. Necesitaba estar bien quieto ya que el lance requería de gran precisión, así que encallé la proa del kayak en la orilla y, una vez afianzado lancé. El artificial calló justo en el sitio deseado así que comencé a recoger con cuidado. Al poco sentí un fuerte tirón y el corazón se me puso a mil por hora. Traté de recuperar hilo pero me di cuenta de que era imposible. Había enganchado en el fondo en alguna rama, o al menos eso creía… Maniobré con el motor para zafarme de la orilla en la que estaba encallado y así poder ir a liberar el señuelo, pero cuando volví a mirar hacia el lugar donde había enganchado, el hilo no estaba y campaba a sus anchas hacia dentro del pantano yendo de un lado a otro.

 

 

 

Al darme cuenta de la situación, reaccioné inmediatamente abriendo el freno del carrete pues el hilo estaba soportando una tensión terrible. Sin pensármelo dos veces cogí la emisora y avisé a J. Alfonso que, tan rápido como pudo, se presento dispuesto a ayudarme. La pelea duró una media hora (no os perdáis los videos que hay al final del artículo que son geniales) en la que estuve dudando seriamente si sería capaz de sacar ese enorme pez. Después de los primeros diez minutos aún no sabía de qué pez se trataba pues todavía no había asomado a la superficie, y claro, la expectación era enorme. Juan Alfonso me animaba y aconsejaba lo mejor que sabía mientras yo seguía luchando.

 


 

Por fin apareció un enorme reflejo dorado y comprendí que me enfrentaba a una carpa importante. Mi forma de pelearla cambió desde ese momento, dejando que se cansara y estando seguro de que el rapala estaría bien enganchado en el grueso labio de la carpa. Alfonso me aconsejó que tratara de que la carpa succionara algo de aire y así lo hice. A partir de ese momento comenzó a aflojar, pero ahora me encontraba con el problema de subirla al kayak. Alfonso mientras tanto grababa desde la orilla un video que podéis ver más abajo en el que se observa claramente lo mucho que sufrió mi equipo. La torsión de la caña era algo increíble.

 

Ya con los brazos cansados la acerqué hasta el kayak como pude y en uno de los espasmos de sus agallas le metí con cuidado los dedos para no dañarla y me la subí a mis rodillas. ¡Qué momentazo! Lo había conseguido. Estaba derrotado pero la tenía en mis manos. No creáis que es fácil sacar con un equipo de spining un pez como éste. Me acerqué a la orilla y manipulándola con sumo cuidado la medimos y la pesamos. Dio 5,5 kilos y 75 cm. ¡Impresionante! Después de las fotos de rigor llegó el que para todo buen pescador es el segundo mejor momento de un buen lance de pesca: la suelta. Tuve que reanimarla durante algún rato pues estaba agotada, pero al momento ya estaba de nuevo buscando la profundidad del embalse.

 

Entiendo que aquellas urracas me hicieron un gran favor porque supongo que la carpa entró con esa voracidad a mi engaño debido a la irritación que le produjeron. Cuando vi la escena, pensé como os he dicho que se trataba de un lucio o un gran bass. En la zona en la que estaba, entraba un pequeño regajo de agua, lugar en el que se suelen concentrar los alburnos y por lo tanto, una despensa ideal para grandes peces. Lo realmente curioso fue la escena de las urracas. Jamás vi nada parecido, pero de todo se aprende.

 

Pues bien, esta es la sorpresa a la que me refería al inicio del artículo. Fijaos como una improvisada quedada de peska puede llegar a convertirse en uno de los mejores días de la vida de un pescador. Espero que hayáis disfrutado del relato tanto como yo de la carpa y que pronto vuelva a esta web para hablaros de muchas jornadas más como ésta. ¡Hasta pronto y buena peska!


Comentarios (18)
18 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 15:01
Raul - PeskaloYa.com
En Navallana también me ocurrió lo mismo pero con jerkbait de zoom glimmer Blue, Estos alburnos deben de estar deliciosos. Jajaja Saludos fieras
17 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 15:01
Miky
Pues si que estás echo un monstruo en esto de la caña y el relato. una historia cojonuda.
16 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 15:00
Marta
Bueno, bueno, más vale tarde que nunca. El caso es que llevaba ya algún tiempo pensando en escribir estos renglones con la idea de felicitaros por vuestro proyecto y expresar mi admiración por el entusiasmo y la ilusión que imprimís a todo esto y que como se demuestra, sois capaces de transmitir y contagiar. En resumen, ánimo y adelante, que esto va viento en popa (nunca mejor dicho), eso si no nos dejéis muy "aparcadas", jejeje. Hasta pronto!
15 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 15:00
Eduardo.
Ah¡¡ se me olvidaba, por supuesto que cuando quedéis para pescar con las piraguas tened claro que me apunto, pero desde luego tendrá que ser como mínimo en septiembre u octubre. Ahora hace mucho calor como para estar todo el día en el embalse, por cierto si echas un vistazo al blog de pescamoscasevilla, (hace un par de meses), verás unos hermosos blasses que cogimos junto con Luis y Javi en un embalse cordobés ...Eso sí con cañas de mosca, eh¡¡¡
14 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 14:59
Eduardo.
Hola Alfonso y Miguel, vamos a ver yo cuento con todas las licencias, nira, seguro del pescador, ... pero el problema viene en el permiso de navegación de la cuenca correspondiente, porque para ellos da igual que sea una piragua, un catamarán inflable o una nitro con 200 cv, si llevas motor (da igual que sea eléctrico) necesitas un seguro de responsabilidad civil, cuestión que es bastante dificil de conseguir puesto que las aseguradoras no reconocen a nuestros "artefactos flotantes" como embarcaciones de recreo, que precisamente es lo que regula el seguro, así que cuando pides el permiso de navegación te dicen que sin seguro no hay nada que hacer, que si lo quieres a remos vale... Por eso os preguntaba el tema del motor porque no sé cómo se lo toma la Guardia Civil...
13 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 14:59
Miguel A
hola Eduardo, espero que J.Alfonso haya respondido a tus dudas con respecto a la documentación.Yo por mi parte y en lo referente al motor de tu catamarán lo primero que creo que tienes que tener en cuenta es la potencia del mismo en relación al peso que empuja, supongo que eso lo tendrás presente pero aun así te digo que nosotros llevamos uno de 30 libras y otro de 36 que es, en principio, el peso del cual es capaz de tirar el motor en buenas condiciones. Nuestros kayaks pesan unos 30 kilos con el equipo a los que hay que añadirle el peso del propio motor y el de la batería, además por supuesto del nuestro. En total podemos calcular unos 120 kilos, que está al límte de lo que tolera nuestra embarcación. La verdad es que nuestros kayaks van a una velocidad aceptable, bastante más rápido que uno que vaya remos. Estudia tus opciones con respecto a tu embarcación y si te podemos ayudar en algo más aquí estaremos. PD. No hay ni que decirte que cuando hagamos la kedada contamos contigo...Saludos!!
12 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 14:58
J Alfonso
Hola Eduardo,

He leido tu comentario y me he estado informando un poco más a fondo antes de contestarte por aquí. Como bien dices existe una gran controversia en relación a la documentación que es necesario llevar encima para que en caso de que te paren las autoridades salgamos airosos del envite. Tras tener algunas conversaciones con la guardia civil y con la consejeria de medio ambiente paso a enumerarte las distintas licencias y permisos que es necesario tener:

1.- Licencia de pesca continental (la de toda la vida) y por lo tanto el NIR.

2.- Licencia de pesca desde embarcación. Esta licencia puede ser para embarcación a motor o a remo, una cuesta unos 12 euros y la otra 6 euros aproximadamente. Para poder sacar esta licencia es necesario disponer del NIRA, que es un codigo que te facilitará la consejería de medio ambiente una vez que registres tu embarcación en la misma. Este paso es gratis, y al menos en Córdoba se tiene que presentar una fotocopia del DNI, solicitud y documento con las caracteristicas de la embarcación en el registro, y ellos te contestan en un par de días.

3.- Estas dos licencias llevan consigo disponer de un seguro de responsabilidad civil. Este seguro es equivalente para el deporte de la caza y la pesca, vale para las dos cosas.

4.- Permiso de navegación de la Confederación Hidrográfica de la cuenca de turno, en nuestro caso la del Guadalquivir (este documento, desde mi punto de vista particular, es absolutamente inaceptable). Tiene validez por años naturales, y lo saques en la fecha que lo saques siempre vale igual, aproximadamente 30 euros, vamos una vergüenza.

Yo creo que eso es todo, pero aun así ni en la Guardia Civil lo tienen nada de claro, y cuando les digo que se trata de una piragua es cuando ya se les queda la cara de ??, así que imaginate con un catamarán hinchable.

Ahora, otra cosa es la documentación que cada uno lleve, no?
11 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 14:58
Eduardo.
Hola Miguel, me gustaría hacerte alguna pregunta acerca de la navegación. Yo tengo un catarmarán inflable con motor eléctrico y el tema de los permisos de navegación está complicado, cuál es vuestra experiencia a este respecto y por otro lado te puedo decir que una piragua a remos va más rápido que yo con el motor eléctrico, cómo va la piragua?. Un saludo
10 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 14:57
Sebastian
Estimado Miguel, estuve viendo la captura de la carpa que conseguiste con pez artificial. Estoy de acuerdo contigo de que se puede deber a que la repoblación con alburnos en el pantano ha hecho que haya carpas depredadoras que ataquen al pez artificial. Esto se puede deber a que la carpa se defienda y ataque a los alburnos cuando estos intente atacar a su vez las puesta o desove de las carpas. Es importante y eso debe caracterizar al buen pescador la observación de las condiciones ambientales en las que desarrolla su actividad deportiva. Importante el comportamiento de la fauna del lugar, las condiciones meteorológicas, épocas del año, horarios de las capturas, las zonas y la profundidad donde se materializan mayor número de picadas, etc. De la observación y el estudio de todos estos factores y cualquier otro que se nos plantee durante las jornadas de pesca, se sacan conclusiones que marcan la diferencia entre lo que podemos clasificar como una captura casual y la que es una captura causal fruto del entrenamiento y de la observación. Desde tu experiencia puedes empezar en lo que a mí entender puede ser una nueva y divertida técnica de pesca “la pesca de carpas o barbos desde kayaks con cebos artificiales”. Aunque en un primer término se te pudiera antojar que el lance no fuera sino una anécdota tan sólo fruto de la casualidad, y cuestión más del azar que de otra cosa, pienso que os podéis divertir pescando desde ese tipo de embarcaciones con esa técnica, dado que las picadas pueden ser impresionantes por su violencia y por la fuerza como se defienden tanto carpas como barbos y no digamos frenar sus fantásticas carreras, incluso pasando debajo de la embarcación.
9 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 14:57
Miguel A
Gracias a todos por vuestros comentarios. La verdad es que fue un momento muy emocionante que jamás olvidaré y que, gracias a la rapidez de J.Alfonso, puedo narraros con fotos y viedos. La verdad Luis es que llevas toda la razón, sacar un pez de este tamaño con un equipo ligero es una de las sensaciones más increibles que se pueden sentir como pescador. En cualquier momento esperas que la caña se parta y todo se acabe. Gracias a que el kayak absorvió gran parte de los embites de la carpa que si no...Con respecto a lo de sacar carpas con crankbaits, Javi, creo que la clave estuvo en las urracas. Después de comentarlo con compañeros de nuestra asociación, creemos que la carpa había desovado recientemente y que las urracas trataban de comerse las huevas, por lo que la carpa lo único que hizo fue reaccionar ante una nueva amenaza y defender su nido. De otro modo dudo mucho que una carpa ataque a un artificial de esa forma, aunque también te digo que no es la primera vez que nos ocurre. En Guadalmellato J.Alfonso tuvo una experiencia similar con una carpa enorme que se tiró como una loca hacia el rapala, pero Alfonso evitó la picada temiendo por su integridad y la de su equipo, jejeje... En fin, que lo dicho, gracias a todos y espero de verdad que os haya gustado. Con respecto a la kedada con los kayaks, creo que estamos tardando chavales...!!Luis, Javi, si no nos ponemos en contacto con vosotros es porque no tenemos vuestros correos y quien dice Navallana, dice cualquier otro que planteéis. Lo dejamos en vuestras manos. Saludos y buena peska!!!
8 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 14:56
Edalpi
En toda la vida de un pescador siempre hay tres o cuatro salidas que por lo extraordinarias quedan en la memoria del mismo y que pasan a engrosar la lista de batallitas o hazañas que contar a los amigos y compañeros de pesca. Simpre se ha tachado a los pescadores de exagerados o mentirosillos, pero hoy en dia gracias a la difusion de la fotografia, el afortunado pescador podra acompañar sus relatos del correspondiente documento para aquellos mas desconfiados o incredulos. Enhorabuena por la captura. Un abrazo desde Málaga
7 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 14:56
J Alfonso
Por cierto, si quereis concretar algo en referente a la quedada o cualquier otra cosa podeis escribirnos a: alfonso@peskacor.eu o a: miguel@peskacor.eu Saludos de nuevo!!
6 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 14:55
J Alfonso
Estoy totalmente de acuerdo contigo Luis. Tanto Miguel como yo estaríamos encantados de plantear una quedada cuando os parezca conveniente y conocernos en persona. A ver si encontramos el día adecuado y nos vemos por aquí. Seguro que echamos un buen día de peska todos juntos!!!
5 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 14:55
Fatima
Enhorabuena cuñaito, vaya parto!!! Muy emocionante tu forma de narrar la hazaña y aun más los videos. Impresionante como has transformado el kayak, aplicando la ley del mínimo esfuerzo, todo hay que decirlo, pero con un ingenio digno de admiración. Bueno chicos, que nos quedamos esperando la próxima, deseosos de que os acompañe la misma suerte. Y a ver si controlamos un poco los tacos, je, je, je!
4 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 14:54
Luis Guerrero
Javi Javi... Buenos momentos los que hemos pasado y pasaremos en Navallana... y si de paso conocemos a los amigos de pescakor pues estupendo. Serían cuatro piraguas dando cañazos de un lado para otro. Hay que plantearlo ¿no? Un abrazo amigos
3 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 14:53
Javi Mateos
Al igual que os dice el amigo Luis sacar un pez de esos tamaños con un equipo ligero como puede ser de spinning o mosca es todo una pasote, fantastica la captura y lo que mas me sorprende es como las carpas de navallana atacan artificiales de esa forma, de los barbos ya lo sabia pero de las carpas no lo tenia tan claro.....pero veo que tambien le zumban a los crankbaits. felicidades por la captura. saludos
2 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 14:53
Luis Guerrero
Me ha encantado tu relato. En cierto modo, me parecía que yo estaba desde mi piragua viendo lo que te estaba pasando. Has transmitido toda la emoción que se siente en esas situaciones a la perfección. Yo pienso que sacar un gran ciprínido con equipo ligero es de las mejores experiencias que podemos vivir en nuestras aguas andaluzas. Y que quieres que te diga de Navallana que no sepais vosotros. En mis salidas de pesca busco estas situaciones. A veces surgen y a veces no. Pero cuando lo consigues... Pues de verdad, te felicito por tu captura y por saber contarla de forma tan sencilla y efectiva. Enhorabuena¡¡¡ y SALUDOS
1 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 14:52
J Alfonso
Enhorabuena chaval!!, me hiciste pasar un rato increible en el pantano siendo espectador de honor ante este acontecimiento, todo un lujo ver algo así en directo. Espero que se repita muchas otras veces y que la proxima me toque a mi, je je je!!!

Agrega tu comentario

Tu nombre:
Comentario (puedes utilizar código HTML aquí):
  La palabra para verificación anti SPAM. Letras minúsculas sólamente y sin espacios.
Palabra de seguridad: