Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Relatos Jornadas Pescando en solitario

Estos días atrás y aprovechando un descanso laboral, he podido disfrutar de los encantos de la pesca en solitario y entre semana, evitando de esta forma la masificación que nos encontramos los fines de semana en algunos pesqueros.

 

 

 

Las salidas de pesca en solitario tienen un encanto especial. Es en esos momentos cuando realmente te sientes en armonía con el entorno que te rodea. Los sentidos se agudizan y los sonidos y los olores del campo adquieren un cariz especial. Quizás sea el instinto de supervivencia inherente al ser humano el que active todos los sentidos al cien por cien en estos momentos en los que uno se siente desprotegido, pero el caso es que la concentración aumenta considerablemente. Quizás sea todo esto lo que casi garantiza el éxito de una jornada de pesca en solitario.

La primera joranada que os relato transcurrió durante la tarde del pasado miércoles en aguas de uno de los cercanos embalses que riegan nuestra provincia. A mi llegada al lugar, una sensación de desasosiego invadió mi cuerpo. El lugar, con un aspecto casi desértico, imponía respeto y desconfianza, pero todos estos demonios desaparecieron cuando me asomé a la orilla y pude comprobar el excelente estado de la población de ciprínidos de estas aguas.

 


 

Tras un par de lances infructuosos, localicé a unos veinte metros de mi posición a un buen ejemplar comiendo en la proximidad de la orilla. La distancia que me separaba del barbo requería de un buen lance, añadiéndole a esto la dificultad que el aire de esta tarde sumaba al encuentro. Aun así, logré posarle cerca del morro la ninfa tipo Montana que llevaba montada. Una violenta sacudida dejó paso al vibrante sonido del freno de mi carrete. !Qué carrera más bonita¡ !Qué pez más deportivo..¡ De este modo y tras las fotos de rigor continué con mi paseo por la orilla.

 

 


 

La sofocante tarde transcurrió con un balance de ocho barbos, siendo tres de ellos de un tamaño muy bueno. La falta de agua en mi cantimplora y la distancia que me quedaba por recorrer hasta el coche, precipitaron mi retirada, no sin antes prometer que pronto volvería a este lugar tan especial.

 

 


 

 

La siguiente jornada de pesca en solitario transcurre en esta ocasión en aguas de un fantástico río que cruza nuestra sierra morena. El constante caudal que mantiene durante gran parte del año, propicia la subida de los mejores ejemplares de barbo gitano que moran las aguas del embalse al que tributa. Es un lugar mágico en el que el bosque de galería y los erosionados cantos rodados de grandes dimensiones acompañan al pescador durante su andadura. El martín pescador, las garzas reales, los petirrojos, las palomas torcaces o las perdices fueron algunos de mis compañeros de pesca durante esta mañana.

 

 


 

 

Tras montar mi equipo del 4-5 y asomarme con sigilo a la orilla, pude observar a una gran hembra hocicando entre las plantas subacuáticas. Tras dos posadas consecutivas cercanas al pez, conseguí despertar su curiosidad hasta que descubrió mi ninfa de pavo real. Tras el cachetazo, carrera y a soltar línea. Recuerdo la difultad que tuve para sacar del agua al barbo debido a la abundancia de algas, que al engancharse en la propia cabeza del animal, multiplicaron su peso por dos. Así que, de esta forma, con el equipo al límite y el anzuelo a punto de ceder su forma, conseguí fotografiar a este estupendo barbo.

 

 


 

 

La mañana transcurría y eran ya tres los barbos con los que contaba en mi haber. Aunque satisfecho por los resultados, no dejé pasar la ocasión de asomarme a una sujerente poza que asomaba entre la arboleda, unos cientos de metros más adelante. Al llegar al lugar, comprobé con asombro que las aguas estaban plagadas de barbos con un peso medio que rondaría los 2 kilos. Era el paraiso..!!

 

 


 

 

Con mucho sigilo y sin hacer ningún tipo de aspaviento, decidí echar un vsitazo a mi caja de moscas en busca de aquella que estuviera montada en un anzuelo potente. Recordé una buena imitación de avispa que Juan Alfonso me regaló y que estaba montada en un anzuelo del 8. Así que tras comprobar el buen estado de mi bajo de línea para evitar roturas indeseables, aceché a un gran barbo que andaba merodeando por las cercanías de la orilla. La suave posada de la mosca al contacto con el agua, fue la clave del éxito de este lance. Con los nervios a flor de piel, contemplo cómo el barbo sube a la superficie para observar con detenimiento al insecto que acababa de caerle del cielo. Muy lentamente, casi a cámara lenta, el barbo abre la boca y engulle con total confianza mi mosca. Fue tal el susto que el pobre animal se llevó al sentir el picotazo de mi azuelo, que sacó del agua su cuerpo de un espectacular salto. Aun a pesar de haberlo clavado a escasos cuatro metros de mi posición, consiguió sacar de la bobina de mi carrete casi todo el backing. Qué potencia!!

 

 


 

 

No quiero concluir esta entrada a la web sin dejar de dedicársela, precisamente, a los buenos amigos que no han podido acompañarme en esta escapadas en solitario. Aunque la pesca es muy gratificante, más lo es vuestra compañía.

Os dejo, como ya es costumbre, con un video resumen de este relato.

 

 

Saludos y buena pesca.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios (17)
17 Miércoles, 17 de Junio de 2009 16:05
Miguel-Peskacor
Hombre CARLOS!! me alegra verte por aquí compañero! qué tal te va la pesca con estos calores? allí en Puente Genil tiene que estar pegando de lo lindo..Oye, cuando quieras echamos una mañana de pesca, vale?

Cuidate, un abrazo!
16 Miércoles, 17 de Junio de 2009 15:25
jasobass
saludos , sin palabras . me he quedado perpejlo ,tanto por esos vellos enjeplanres , paisajes que por lo currado del video . enhorabuena , MIGUEL . ESTÉ ES UNO DE LOS MOTIVOS QUE ME ATRAE LA PESCA DEL BARBO .

UN FUERTE ABRASO , CARLOS
15 Sábado, 06 de Junio de 2009 19:07
Jose
Estoy con Barbux. El vídeo es una delicia.
Y la jornada ya ni te cuento.
Las salidas de pesca en solitario tienen sus pros y sus contras, pero en este caso creo que has campado a tus anchas.
Enhorabuena.
14 Miércoles, 27 de Mayo de 2009 10:00
Miguel-Peskacor
Hombre Juan Ramón, qué me alegra verte por aquí!! jajaja, veo que te acuerdas de lo del cervezón, eh? Pues que sepas que me quedé con la marca (y la medida) y ya las tengo en la neverita fresquitas, jajja.

Te voy a dejar mi correo electrónico para ver si me puedes dar tu móvil, ya que tengo un hermano en Málaga que tenía interés en conoceros para echar unos lances, vale? miguel@peskacor.eu

Un abrazo Juan Ramón y muchos recuerdos para la buena gente de Málaga!
13 Miércoles, 27 de Mayo de 2009 09:55
Miguel-Peskacor
Gracias Manuel, pero no hay ningún merito en los videos; hoy en día cualquier programa te hace maravillas con darle a un botón. He visto en vuestro blog que también se os está dando bien, eh?

Saludos
12 Miércoles, 27 de Mayo de 2009 09:46
Juan Ramón
Miguel eres un crak, me alegro haberte conocido en Guadalmellato, nos vemos con una birra en la mano (pero de la chicas) enhorabuena por el video, si le pusieramos nota tendria un 10.

Saludos
11 Martes, 26 de Mayo de 2009 23:25
Manuel -clubpescamambruses-
Oye, enhorabuena por las capturas. A mi me encanta salir en solitario, es otra manera de pescar en la que te fundes con el medio.
Se te da bastnte bien la pesca pero creo q tampoco se te da mal la camara y elmontaje, eh.
Un saludo
10 Martes, 26 de Mayo de 2009 07:28
Miguel-Peskacor
La verdad Javi es que hay momentos en los que se echa de menos a alguien a tu lado. Además, hay que tener en cuenta que en esta época del año el campo tiene sus peligros y una mala caída o una picadura de un mal bicho te puede ocasionar problemas.
Me alegro mucho de que te haya gustado Luís; la semana que viene, más...!jajaja
Juan Alfonso, estoy de acuerdo contigo.Ahora estoy bastante más tranquilo que antes (aunque con más sueño..)y eso se nota en el temple que la pesca a mosca necesita.
Eduardo, no creo que este río tenga barbos residentes y si los hay serán los menos. Una mañana de enero la dediqué a remontar el río en busca de algún signo de vida y te aseguro que allí no quedaban ni las ranas. Además, en los veranos más duros (como parece que será éste) el río se queda casi sin agua, manteniendo sólo algunas pozas que acaban prácticamente cegadas por las algas. En el otro puente que hay aguas abajo, pude comprobar la existencia de grandes bancos de machos muy activos, por lo que creo que estos grandes ejemplares son las mejores hembras y machos listos para la freza.
Leo, como digo en el artículo, los sentidos se agudizan y uno llega a sentirse parte del entorno, consiguiendo una armonía difícil de hallar en otras circunstancias.

Saludos para todos!
9 Lunes, 25 de Mayo de 2009 23:46
Leo Kutú
Hno. de los anzuelos, Miguel:
La pesca en solitario tiene un sabor especial, más cuando durante la jornada, no te has cruzado con pescador alguno.
Se produce una metamorfosis con el entorno, y todo se vuelve uno.
Lo he hecho y lo hago en muchas ocasiones.
Uno se siente olas, pasto, rama, nuve, monte, río, lago,...
Los sonidos son percibidos de una manera encantadora.
Un abrazo y,...
Un afectuoso sapukay.-
8 Lunes, 25 de Mayo de 2009 21:18
Eduardo/Peskacor
Bueno Miguel veo que me hiciste caso y te fuiste a donde estaban los barbos de trofeo...Por el tamaño de los barbos del rio creo que puedo llegar a la conclusión de que son barbos residentes y que no han subido a realizar la freza desde el embalse, se nota en lo gordos y macizos que estan ya que no han perdido peso tras un duro remonte del rio.

Un saludo
7 Lunes, 25 de Mayo de 2009 21:07
J Alfonso - Peskacor
Hace cuatro días estabamos quitándole el polvo a nuestros equipos de mosca y al poco te marcas una entrada como esta. Eres un crack miguelon!

Que envidia me das al leerte. Parece que por fin estas recuperando el sosiego interior que necesita el pescador de mosca, se nota que ya tienes a tu miguelin junior en casa y que todo ha ido de lujo.

Enhorabuena por las pescatas! y sigue aprovechando tan bien la baja paternaaal, jejejeje!!!
6 Lunes, 25 de Mayo de 2009 19:17
Luis Guerrero
Ufffff¡¡¡¡ Me has puesto los pelos de punta tío!!!
Qué serenidad transmites en el video y con qué cariño tratas los peces. Da gusto Miguel...
Y de fondo "Insurrección"
Insisto, me he emocionado un poco, so cab ´n
Muy muy bueno...
5 Lunes, 25 de Mayo de 2009 18:26
Javi Mateos
Efectivamente la solidad tiene su encanto especial, si me tendria que clasificar en algun lugar seria uno de esos "llaneros solitarios" jejejeje solo hay ocasiones donde te ves un poco amarrado por algun motivo fuera de lo normal, bien por terrenos dificiles o capturas de buen porte se echa de manos alguna mano mas pero todo sea por esas jornaditas de pesca en solitario que tu narras perfectamente Miguelon, nos vemos Papito.
4 Lunes, 25 de Mayo de 2009 15:57
Miguel-Peskacor
Totalmente de acuerdo contigo, Alvaro. La concentración en el lance, la observación del entorno y por consecuencia, los buenos resultados, suelen coincidir en las ocasiones en las que uno va solo a pescar.

PD: una buena sombra con estos calores siempre es de agradecer...jejeje

Una abrazo Alvarito!!
3 Lunes, 25 de Mayo de 2009 13:59
Álvaro - Peskacor
Muchas veces es mejor ir solo a la pesca. Se suele ir con menos prisas, las pausas para discurrir sobre el tipo de mosquita, lance etc, suelen ser mas largas y eso de nota en los resultados. aunque en ocasiones se echa de menos a los compañeros ante la captura de un "mounstruo". Enhorabuena Miguel por tus capturas y tu disfrute. Espero que el próximo finde consiga hacerte sombra. un abrazo
2 Lunes, 25 de Mayo de 2009 12:21
Miguel-Peskacor
Ha sido un placer, como siempre, José Antonio.No se merecen las gracias. Resulta realmente gratificante, de vez en cuando, salir en solitario a pescar: los detalles cobran importancia y el tiempo transcurre de otro modo, aunque como he dicho, se echa de menos a los amigos.

Saludos.
1 Domingo, 24 de Mayo de 2009 22:43
Barbux
Que bonita, que bonita entrada, Miguel. Se ve que esto de ser padre te ha despertado tu vena artistica. Una buena seleccion de fotos, muy bien narrada y la composicion del video se sale. Sobre todo se nota como cuidas esas sueltas. De verdad que me ha encantado.
Totalmente de acuerdo contigo. Cuando solo estamos con el rio, nos sentimos parte de el.
Felicidades por la entrada y gracias por esforzarte para compartir esas buenisimas imagenes con nosotros.
Por favor , sigue asi.
Un saludo

Agrega tu comentario

Tu nombre:
Comentario (puedes utilizar código HTML aquí):
  La palabra para verificación anti SPAM. Letras minúsculas sólamente y sin espacios.
Palabra de seguridad: