Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Relatos Jornadas Así empezó todo

No me resultó extraño cuando una tarde de febrero, a eso de las seis de la tarde y después de ver el capítulo dedicado a la pesca de Jara y Sedal, sonó mi móvil y tras descolgarlo reconocí la voz de Juan Alfonso con ese tonillo inquieto de aquel buen aficionado que está en su sofá y le plantan una tentación semejante delante de sus propios ojos. ¿Qué tienes que hacer mañana por la mañana?, me preguntó. Mi respuesta no se hizo esperar: “lo que tú quieras…”. Sabía perfectamente antes de descolgar el teléfono el motivo de su llamada así que nos decidimos a quedar bien temprano para ir a echar una mañana de basses a San Rafael de Navallana. A la quedada se apuntó Álvaro, otro buen aficionado a esto de la pesca y gran amigo.

A eso de las ocho de la mañana ya estábamos a pie de pantano con las cañas montadas y listos para el primer lance. Cada uno eligió el señuelo que veía más conveniente para la época del año en la que estábamos y las temperaturas inusualmente altas que se registraban, pero no por ello dejamos de mirarnos de reojo para ver qué le había montado el otro, por si acaso…En el segundo lance y pescando con uno de esos pulpitos de silicona de color verde montado sin plomar, enganché el primero. Era de un tamaño medio, alrededor de medio kilo, pero ofreció una resistencia digna de un buen ejemplar. No hay ni que decir que todo lo que pescamos es inmediatamente devuelto al agua y en el lugar más próximo posible en el que se capturó. Hay que fomentar la pesca deportiva con captura y suelta o nos vamos a cargar lo que tanto ha costado conseguir. Por suerte o por desgracia en Córdoba tenemos uno de los embalses de referencia en toda España para la práctica de la pesca deportiva del Black Bass y eso hay que saber apreciarlo y salvaguardarlo.

 

 

Unas cuantas colas más adelante fue cuando nos encontramos con la sorpresa. Sin que lo hubiéramos notado entrar en la cola, sigilosamente, se nos plantó un muchacho pescando desde un kayak que nos sorprendió por lo bien equipado que se veía. De color verde oscuro, con unos tres metros y medio de largo y con sus cañeros y compartimentos por todos lados, ofrecía una imagen muy atractiva. No tardamos en preguntarle todo lo que se nos ocurría relativo a la estabilidad, prestaciones, precio y lugares de venta. Amablemente respondió a todas nuestras cuestiones y marchó tal y como entró en la cola, sin que apenas nos diéramos cuenta.

 

 

 

Ahí quedaba eso. Ya estaba en nuestras cabezas la idea del kayak hirviéndonos las neuronas, pero dejamos el tema a un lado para comentarlo más tarde compartiendo unas cervezas bien merecidas. Después del encuentro con el pescador del kayak decidí adelantarme y tras subir un par de cerros aparecí en una cola con unos cortados de pizarra en la orilla opuesta a la que estaba que me parecieron ideales para probar suerte. Seguía con el mismo vinilo montado pues hasta ese momento me estaba dando muy buenos resultados permitiéndome sacar dos basses más de buen tamaño. El lance fue preciso y silencioso, depositando el vinilo justo donde quería. Dejé que se hundiera un poco ya que, como os dije, lo monté sin plomar, y recogí dándole unos golpes de muñeca a mi caña a fin de dotar de algo de vida a ese señuelo. Mientras recogía y a menos de tres metros de mí observé a un buen bass arreándole bocados al señuelo. Con el corazón todavía en la boca lancé de nuevo al mismo sitio pero esta vez, y nada más caer el vinilo en el agua, una tremenda picada puso a prueba todos mis nervios. Tratando de que no subiera a la superficie para evitar un salto con el que seguro que se habría liberado, la atraje como pude hasta la orilla. Tuve que abrir el freno del carrete para amortiguar los impresionantes tirones que pegaba. Juan Alfonso, que venía pisándome los talones, ya estaba a mi lado para echarme una mano. Cuando la cogió de la boca y la sacó del agua me sentí el hombre más feliz del mundo. Espero que la foto haga justicia del tamaño del bass y así entenderéis cómo me sentí. Sin arriesgarme mucho puedo llegar a asegurar que habría dado perfectamente los dos kilos y medio.

 

Tras las fotos de rigor y la suelta del hermoso ejemplar continuamos un poco más adelante con la sensación del deber cumplido. A esta buena captura le siguieron otras dos de un tamaño también respetable, al igual que Juan Alfonso y Álvaro que también había cogido buenos ejemplares. El sol empezaba ya a apretar con fuerza y comenzamos a sentirnos agotados, así que decidimos poner rumbo a los coches. Por el camino íbamos comentando los lances que cada uno había vivido con todo tipo de detalles aún emocionados por la tensión de los mismos.

 

Ya acomodados en la terraza de un bar, disfrutando de unas merecidas cervezas, comenzamos a darle forma a la idea que traíamos fija en nuestras cabezas. Nos impactó mucho la presencia de ese pescador desde Kayak y estábamos decididos a conseguir el nuestro, así que nos pusimos esa misma tarde manos a la obra para empezar a consultar webs y revistas especializadas y a adentrarnos en ese mundillo desconocido pero excitante para nosotros.

Comentarios (6)
6 Martes, 03 de Abril de 2012 07:24
Miguel-Peskacor
Hola Daniel M.

Menuda coincidencia...!! Ya ves que desde entonces no hemos parado, jejeje. A mí me ha dado tiempo hasta de cambiar de kayak, y ahora estoy con el Prowler Trindet 11, con el que voy de lujo.
Cualquier día de estos volveremos a coincidir y charlaremos otro rato.

Saludos
5 Martes, 03 de Abril de 2012 04:46
Daniel M.
Curiosa coincidencia. Leyendo este artículo creo recordar el episodio y si no estoy muy desencaminado creo que el "muchacho del Kajak" era yo...Si es así me alegro que esa conversación acabara plasmandose en esta iniciativa tan productiva.
Por cierto el KajaK era y es un Pelican Castaway con el que estoy encantado y continúo mis andanzas semanales en busca de paz, contacto con la naturaleza, sosiego y si se tercia...¿porqué no? algún que otro cetrarquido o similar.
Un abrazo.
4 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 14:38
Miky
Una pagina muy interesante. Lastima que en ningún video salga una lata de cerveza
3 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 14:38
Luis Guerrero
Os acabo de descubrir. Conocía vuestros divertidos videos de you tube, pero no conseguí enlazar con vuestra web. Ya estais fichados...jajaja. He visto que habeis puesto un enlace a mi blog (como pez en el agua) ahora mismo os correspondo poniendo vuestro enlace. ucha suerte en esta andadura. Saludos
2 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 14:37
PescaloYa.com
Suerte en vuestra andadura. Y buena pesca
1 Lunes, 15 de Septiembre de 2008 14:36
J Alfonso
Muy bien Miguel!, un bonito artículo, que buen día echamos...

Agrega tu comentario

Tu nombre:
Comentario (puedes utilizar código HTML aquí):
  La palabra para verificación anti SPAM. Letras minúsculas sólamente y sin espacios.
Palabra de seguridad: