Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Relatos Jornadas Tras los lucios de Navallana

Después de varios días de inactividad en los que el frío, la lluvia y una convalecencia prolongada que me ha obligado a guardar cama, por fin he podido sacar a pasear las cañas junto a mis compañeros de pesca Juan Alfonso y David, con los que he disfrutado de dos buenas jornadas de lucios que quiero compartir con vosotros.

 

 

 

 

 

 

 

 

Domingo, 11 de enero de 2009.

 

Seguro que a más de uno, estos intensos fríos le habrán pillado desprevenido o bajo de defensas, obligándole a reposar unos cuantos días en casita… No me he escapado de ésta y una fuerte infección de garganta me ha convencido para aparcar las cañas durante todas las vacaciones de Navidad. Pero ya recuperado y viendo las previsiones anticiclónicas que para el domingo 11 nos anunciaban los telediarios, no dudé en avisar a J.Alfonso de mi intención de ir a dar una vuelta a Navallana. Nuestra idea era ir en busca de los lucios que en esta estación del año se muestran mucho más activos, en contraste con los casi desaparecidos basses que ahora moran en las profundidades de nuestros embalses.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sin necesidad de madrugar mucho y haciendo una breve parada para desayunar, nos plantamos en el embalse a eso de las nueve de la mañana junto a la zona de la presa. La elección de este enclave nos pareció ideal para buscar al esócido, ya que sabemos por experiencia de ocasiones pasadas que es querencioso de algunas de las orillas que allí se encuentran. La mañana amaneció gélida y un manto blanco cubría las umbrías de la sierra de Alcolea, salpicada ya por un intenso verde en las solanas que a esa hora se derretían. Con una temperatura que no superaba los 2 grados, bien pertrechados nos dirigimos hacia el agua. El azul del cielo prometía un apacible y cálido día, una vez que el astro despuntara con el permiso de los desgastados cerros de esta serranía.

 

Para esta jornada ambos decidimos pescar con el equipo de casting al que le montamos una línea del 0.30 Trilene de Berkley que resiste hasta 7,9 kilos. Después de probar con varias marcas y diámetros, podemos afirmar que hemos dado con la tecla. Se trata de un hilo de muy buena calidad, con una resistencia óptima y que permite lanzar sin dificultad señuelos de reducido tamaño y peso, a la vez que evita la formación de nudos por el efecto memoria, lo cual es un alivio ante las temidas “pelucas” que estos carretes pueden ocasionar.

 

Una vez atado a nuestra línea el indispensable bajo de acero, decidimos comenzar ambos con cucharillas de gran tamaño. Juan Alfonso eligió una ondulante del número 4 con sistema vibrax que intercala tonalidades amarillas y rojas sobre la base plateada de la pala, mientras yo opté por una que trae incorporado ya su terminal de acero además de una cabeza plomada, con la hoja de olivo plateada y roja de la que pende una potera con lana de este color.

 

Ya situados a pie de pantano y tras unos cuantos lances, Juan Alfonso me advirtió sobresaltado de que hasta sus pies, a la misma orilla, había conseguido atraer desde su apostadero a un enorme ejemplar de lucio que podría superar el metro de longitud, que al percibir la presencia del pescador, desistió del ataque al señuelo. Sacudido aún por el encuentro y el tamaño de esta enorme hembra, Alfonso insistió en la zona durante un buen rato, pero sin éxito, así que decidimos continuar andando. Unos metros más allá, la escena se repitió. Juan Alfonso tuvo otro ataque a su artificial, tratándose en esta ocasión de un pequeño ejemplar, probablemente un macho. La cosa se animaba, así que pusimos todo nuestro empeño en escrutar bien toda esa zona caliente, realizando ahora lances paralelos a la orilla, pues los lucios se estaban dejando ver muy cercanos a ella.

 

Yo por mi parte había olvidado en casa las gafas polarizadas, por lo que no tuve la oportunidad de presenciar ninguna de las escenas relatadas, ni la conciencia de haber sido objeto de ataque alguno. Hasta ese momento había alternado la cucharilla antes descrita con un pikie de grandes dimensiones que imita al abundante alburno que puebla estas aguas, pero tampoco obtuve resultados, así que decidí cambiar de estrategia. Monté el que para mí es el señuelo más versátil y efectivo de mi caja: el jerkbait. En este caso el modelo elegido fue una buena imitación de boga de la marca Rapala de 11 cm, que incorpora en su interior unas sonoras bolas de acero. Se podría decir de este señuelo en concreto que es oriundo de Navallana, pues fue allí donde lo encontré. El que conozca bien este embalse sabrá que no resulta extraño volver a casa con la caja de señuelos más llena que cuando llegó, sobre todo si vas desde cualquier tipo de embarcación con la que acercarte a los árboles cercanos a las orillas, los cuales en algunas ocasiones parecen auténticos “arbolitos de navidad” cargados de regalos que esperan a que algún afortunado los encuentre…Ese día no iba a ser menos, y aun a pesar de ir a pie, también encontré otro Rapala, en esta ocasión un crankbait imitación de baby bass.

 

Eran ya cerca de las once de la mañana cuando Juan Alfonso decidió dar media vuelta a fin de volver a probar en la zona en la que había tenido las dos picadas. Yo por mi parte, continué en la misma dirección en la que iba para encontrarme poco más adelante con una pequeña récula muy sugerente que aparentaba bastante profundidad. Lancé la imitación y dejé que se hundiera lentamente. Cuando se encontraba a unos dos metros de profundidad, le apliqué un par de golpes de muñeca seguidos de una lenta vuelta de carrete y, sin previo aviso y de la profundidad, surgió un lucio que con su enorme boca se tragó por completo el Rapala. Con un enérgico cachete, clavé bien la potera asegurando al pez, el cual comenzó a cabecear como sólo él sabe, para tratar de liberarse. Seguro del hilo que llevaba y ayudado por la fuerza con la que recupera un carrete de casting, no le di muchas opciones al animal que fue acercado a la orilla sin grandes dificultades. Juan Alfonso no tardó en presentarse en el lugar tras mi llamada, a fin de ayudarme a desanzuelar y fotografiar al ejemplar, el cual fue devuelto inmediatamente a su medio en las mejores condiciones que pudimos y en el mismo lugar de su captura. El pesímetro marcó casi los tres kilos, lo cual supone mi record personal para esta especie. Sé que no es un gran ejemplar, pero al menos ahora tendrá la oportunidad de llegar a serlo.

 

 

Satisfechos por el resultado global de esta breve jornada, pusimos rumbo al coche dando un agradable paseo ahora que el sol aliviaba nuestras sufridas espaldas. La conversación fluía imaginando lo que podría haber sido de nosotros si aquel gran ejemplar se hubiera decidido a picar. No le quitábamos el ojo a las orillas por si volvíamos a verlo, pero en vez de lucios, vimos a un nutrido grupo de barbos y carpas de talla considerable que comían de forma copiosa en superficie. Tras varios días de borrasca e intensos fríos, los ciprínidos del embalse mostraban, con el sol en su mejor momento, una actividad frenética, siendo Alfonso y yo testigos de excepción de la presencia de grupos de grandes ejemplares comiendo a escasos metros de la orilla. Es en estos momentos cuando, verdaderamente, uno echa de menos su equipo de mosca…pero ya habrá días para disfrutar con los amigos de prometedoras jornadas de pesca.

 

 

Sábado, 17 de enero de 2009.

 

En esta ocasión Juan Alfonso no podía acompañarnos y David y yo decidimos quedar bien temprano a fin llegar al embalse antes incluso de que amaneciera. El motivo de este madrugón era el de llegar a una zona que el fin de semana de antes habíamos señalado como “caliente” y para acceder a ella teníamos que andar durante un buen rato. Después de la caminata y con el día ya clareando, montamos nuestros equipos. Yo volví a optar por el casting frente al equipo de lance potente que David trajo. Con una ligera pero robusta caña de 2,70 y un carrete de spining provisto de una línea también de Berkley del 0,30, que en este caso aguanta 14 kilos, iba bien preparado para la ocasión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una vez que llegamos a la zona prevista, observamos que la profundidad y las coberturas de la récula, en forma de árboles semihundidos, conformaban un buen escenario propicio para el encuentro con el esócido. David montó un pez artificial tipo crankbait de colores fluorescentes, mientras yo no dudé en utilizar el mismo jerkbait de la jornada anterior. Entre dos grupos de ramas hundidas se formaba un pasillo por el que conseguí pasear mi artificial, al que le daba vida con la misma técnica empleada en la jornada del fin de semana anterior. Tentado por el engaño, de la profundidad surgió como un rayo un lucio de similares dimensiones al del otro día. Después de las fotos y el pesaje, al agua y hasta otra. Aunque un poco más pequeño que el otro, ofreció una bonita pelea en la que trató de zafarse entre las cercanas ramas, lo que conseguí evitar aun a pesar del peligro.

 




 

 

Con el sol ya sobre nuestras cabezas, de nuevo se repitió la misma escena de la anterior jornada. A las doce del mediodía grandes grupos de carpas se alimentaban en las orillas del embalse, dejando tras de si un rastro de cieno levantado con sus bocas. Los ejemplares que avistamos eran enormes aunque las fotos, tomadas desde la distancia, no les hagan justicia.

 

 

 

En próximas jornadas tantearemos a los basses para ver si muestran ya algo más de actividad. Hasta entonces, seguiremos disfrutando de este bello pez que tan buenas jornadas nos está deparando. Os dejo un video resumen de estas dos jornadas en el que las imágenes hablan por sí solas (mejor lo veis con sonido).

 

Hasta pronto y buena peska!

Comentarios (8)
8 Viernes, 23 de Enero de 2009 01:42
Álvaro (Rg)
No esta nada mal esos dos lucios, nada mal, pero... en fin, ya veremos en que queda la cosa despues de este fin de semana, siempre y cuando el tiempo lo permita.
Haciendo mención al comentario de Leo; conocía la regla de la horizontalidad para estos animales, pero no lo del movimiento adelante y atrás. Siempre es bueno aprender algo nuevo. Estas cosas se agradecen, máxime cuando somos nosotros los más interesados en el respeto hacia la naturaleza.
Un abrazo a todos.
7 Jueves, 22 de Enero de 2009 22:25
barbux
Ya estaba yo diciendo que tardabais en "pisar campo".
Me alegra saber que ya estes recuperado y con fuerzas para emprender esta nueva temporada que promete bastante. Mis felicitaciones por tu record y a los compis por esas capturas.
Quedan pendientes muchos encuentros "Kajabastrulucibarbicarperos".
Un abrazo a todos los califas
6 Jueves, 22 de Enero de 2009 17:27
Miguel-Peskacor
Gracias a todos por vuestros amables comentarios. En primer lugar, Eduardo, aun a pesar de echar mucho de menos las salidas en kayak, te aseguro que he echado mucho más de menos mi buena salud, y un remojón con estos frios no creo que me sentaran muy bien.

J.Alfonso, bien sabes tú que este embalse no tiene nada que envidiar a ningún otro y que cada día está mejor, aun a pesar de la presión que soporta.

Javi, te esperamos con los brazos abiertos, a ti y a cualquiera que se anime del buen grupo de amigos que hemos hecho.

Luís, no te puedes hacer una idea de lo que me acordé de ti cuando vi a los carpones y los barbos; seguro que alguno habrías enganchado, jeje.

Por último, amigo Leo, que sepas que siempre serán bienvenidas tus palabras y que no tienes porqué disculparte, aunque sean para "reñirnos" jejeje.. Llevas toda la razón en lo que dices y lo sabemos. No sé si sabes que este pez está provisto de unos afiladísimos dientes, tanto en su boca como en sus opérculos en su cara interior y que además, su saliba tiene propiedades anticoagulantes que impiden que la posible herida sane con facilidad. Además, no es una especie que, por lo menos en mi caso, esté acostumbrado a pescar y por lo tanto a manipular. Tengo entendido que la forma correcta de agarrarlo es, manteniéndolo siempre en posición horizontal, introducirle los dedos índice y anular por unas hendiduras que tiene en la parte inferior de la mandíbula, consiguiéndo que de esta forma abra la boca sin temor a la mordida, y con la mano libre, sujetarlo del "vientre" a la altura de la aleta anal. Aunque no lo hice bien, te aseguro que los animales no sufrieron pues fuimos rápidos.Además, salieron como un rayo buscando el fondo del embalse. Para la proxima prometo poner en práctica mis conocimientos y tus buenos consejos sobre reanimación. Gracias Leo.

Un saludo a todos y buena peska!
Miguel-Peskacor.
5 Jueves, 22 de Enero de 2009 15:13
Leo Kutú
Hno. de los nzuelos, Miguel:
Bonitas salidas de pescas. Es que después de varios días, no bien de salud, se da "riendas sueltas" a tantas ganas acumuladas por ir a mojar señuelos. Enhorabuena que hayas sanado e ido a obtener logros como los que compartes a través de las instantáneas y filmación,
Si me permites haría una observación: como se aprecia en la 4º foto del día sábado 17 (idem film "captura 17/01/09) metes los dedos en la zona de las agallas zona ésta muy vascularizada y delicada (una sacudida del pez reaccionando instintivamente puede agravar más la situación deslizando involuntariamente los dedos, profundizándo la posición con daños aún mayores e irreversibles para el animal-se corre este riesgo sumados a la irregularidad de sujetarlo desde esa posición).
También el hecho de tomarlo así, impide que el pez oscile sus opérculos (secuencia respiratoria), éstos se mantienen en posición fija pues los dedos del pescador hace de cuerpo extraño frenando tal movimiento vital.
No olvidar que la altura-distancia de la superficie del agua incide en todo el pez por la fuerza de gravedad más su posición vertical que hace que sus víceras hagan presión hacia el fondo-cola de la cavidad interna.
A pesar de la buena intención, estas maniobras disminuyen notablemente las probabilidades de sobrevida luego de ser devuelto.
Considero que la mejor forma de sujetarlo lo es por la cola a la altura del inicio de la aleta caudal y apoyado, a la altura de la unión de cabeza-tronco, sobre la palma de la otra mano. Esta sería la mejor forma para depositarlo en el agua al devolverlo, pero sin manoseo ni vaivén adelante-atrás (al oxigenarlo)ni rozamientos en fondos/piedras/etc., solamente hacia adelante o quieto ya que instintivamente moverá sus opérculos para tomar el gas disuelto proporcionándole oxígeno.
Es verdad que la ortodoxia enseña adelante-atrás, no estoy de acuerdo porque (en mi opinión) el movimiento hacia atrás haría ingresar agua (por los opérculos)en sentido contrario a la regla NATURAL (lo normal sería:boca, intercambio en branquias-salida por orificio opercular).
Discúlpame mi extensión y "atrevimiento" por brindarte mi punto de vista no coincidente con las maniobras observadas en referencia.
Mi eterno cariño, mi felicitaciones por el "rico" grupo que formaron en vuestra asociación de jóvenes pescadores, por la garra que le ponen cuidando nuestro planeta.
Nuevamente ¡FELICITACIONES! y,...
Un afectuoso sapukay.-
4 Martes, 20 de Enero de 2009 22:32
luis guerrero
Enhorabuena amigos por esas dos preciosas jornadas. El video me ha encantado. Y lo de las carpas.... qué os voy a comentar...
Un abrazo y que sepais que me habeis puesto los dientes largossssss¡¡¡¡¡¡jajajaja
3 Lunes, 19 de Enero de 2009 22:36
javi mateos
que mamon...me habeis picado para ir a navallana por lucios quizas me acerque este fin de semana con el equipo de castin de los reyes jajajjaja una buena entrada luciera, habeis comenzado el año en forma por lo que veo, felicidades a todos, saludos amigos.
2 Lunes, 19 de Enero de 2009 12:51
J. Alfonso
Magnífica entrada Miguel!

Observo con gran ilusión que aunque estamos en tiempos de baja actividad pesquera sigue en nosotros ese impetu por conseguir una buena captura. Parece que la recompensa no se está haciendo esperar, y aunque este pantano no alcanza las espectativas de otras aguas tan lucieras como Orellana o Cíjara parece que habitan ejemplares que pueden deparar buenos momentos, como los que bien muestras en las fotos y videos.

Espero que poco a poco todos tomemos conciencia y consigamos con nuestro esfuerzo que este animal prolifere como antaño y con el tiempo consigamos mayores ejemplares aun.

Sigamos así...
1 Domingo, 18 de Enero de 2009 21:53
Eduardo-Peskacor
Que buen dia tuvisteis!!No perdonais una salida,una vez recuperados de los resfriados¡Como no! a pegar cañazos otra vez.El video muy bueno y la banda sonora bien elegida.

Pd.Hay que ser un poco más valientes y animarse con el kayak,¡que no pasa nada por mojarse un poco el cu..!
Un abrazo desde Málaga

Agrega tu comentario

Tu nombre:
Comentario (puedes utilizar código HTML aquí):
  La palabra para verificación anti SPAM. Letras minúsculas sólamente y sin espacios.
Palabra de seguridad: