Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Relatos Jornadas Truchas y reos en Galicia

Truchas y reos en Galicia - PeskacorGalicia es una tierra que siempre me llamó mucho la atención. Para un andaluz como yo, acostumbrado a veranos de 40 grados a la sombra, estas húmedas tierras de intensos y perpetuos verdes en las que el termómetro raramente supera los 20 grados, son verdaderamente impresionantes. Además de que son un auténtico paraíso para el pescador de truchas, que se verá desbordado por la casi inagotable oferta de ríos y arroyos en los que encontrar a las pintonas. En concreto visitamos la zona del Valle del Oro (Valadouro), en Lugo.

 

 

Son tantas las buenas sensaciones y las imágenes que traigo en mi memoria que no sé bien por donde comenzar. Para ello nada mejor que hacerlo por el principio, y éste fue el contacto con nuestro amigo Josiño, el cual, ante nuestra llamada previniéndole de nuestra visita a su tierra, no dudó en organizarse de manera que pudiera acompañarnos durante todos estos días de pesca, excepto el jueves y la mañana del viernes que los pasamos sin su presencia, pescando en el tramo libre sin muerte del río Miño a su paso por Rábade.

 

Al llegar a este lugar quedamos impactados por su belleza. Este tramo del Miño se enmarca en un paraje increíble que está actualmente declarado como reserva de la biosfera, por lo que os podéis imaginar lo valioso y espectacular del entorno. Para que os hagáis una idea, mientras posábamos nuestras moscas entre los estrechos canales que la ova formaba en las aguas paradas y oscuras del Miño, un grupo de corzos se escabullía entre la espesura que formaban los helechos. ¡Qué lujo!

 

 

 

Truchas y reos en Galicia - PeskacorEs un paraíso al que le sobrevuelan muchas y variadas amenazas, y es que, después de una larga lucha por lograr la declaración de este tramo sin muerte de más de 6 kilómetros de longitud, han intentado reconvertirlo de nuevo en pesca con muerte, por motivos que no acabo de comprender. De todo ello nos informó detalladamente el presidente de AEMS en Galicia, Mark Adkinson, a quien tuvimos el placer de conocer a pie de río y con quien compartimos café y tertulia en compañía de Paul, un simpático australiano que ha decidido fijar su residencia en Galicia. Mark nos explicaba algunas de las principales ventajas que, desde el punto de vista de AEMS, verdadero precursor de la pesca sin muerte en Galicia y gran parte de España, tiene regular la pesca de la trucha bajo esta modalidad, en estos tramos y, por consiguiente, en el resto de las masas de agua susceptibles de hacerlo. Algunos de los motivos que nos exponía eran que, con estos pescadores más concienciados con el captura y suelta en el río, el furtivismo se reduciría bastante, ya que con su mera presencia disuaden a aquellos que no están dispuestos a cumplir con la normativa, además de que este tipo de pescadores no suelen dudar en llamar al Seprona y denunciar ante cualquier atentado contra el río. Del mismo modo, la declaración de estos tramos de pesca regulados sin muerte, más temprano que tarde, acabarán por demostrar que el captura y suelta es la forma más eficiente de gestionar la pesca de los salmónidos en nuestro país.

 

Y como no podía ser de otro modo, Mark es un experimentado pescador a mosca que tuvo a bien darnos unos cuantos consejos sobre las mejores moscas para aquellas resabiadas truchas, o los bajos que debíamos emplear para lograr posar con suavidad las Caenis montadas en anzuelos del 24 que muy amablemente nos regaló. No obstante, no conseguimos clavar ninguna esa mañana, pues los casi dos meses que llevábamos sin pescar y nuestra falta de experiencia con estas astutas truchas, quedaron evidenciadas tras este primer intento.

 

 

 

 

Truchas y reos en Galicia - PeskacorLa tarde del viernes ya se incorporaría Josiño, quien había quedado con Pablo, el cual nos facilitó los permisos del tramo sin muerte de otro de los ríos de la zona que íbamos a pescar al sereno, el Ouro. En esta ocasión, tanto Jose como yo, decidimos usar la cucharilla e intentar cubrir de este modo más tramo de río. Mientras, Juan Alfonso, se quedó rezagado en una zona de aguas paradas en las que se estaban produciendo algunas cebadas de las que pudo dar buena cuenta con algunas de las moscas que montamos para la ocasión.

 

He de decir que he quedado gratamente impresionado con la habilidad que demostraron tanto Josiño como Pablo con la cucharilla. Uno con la técnica del péndulo y otro con la ballesta, posaban con precisión cirujana la cucharilla en aquellas “ventanas” en las que se presuponía la presencia de alguna trucha o reo. Y es que estos dos saben tela…Como quien dice, se han criado en el río y eso se tenía que notar.

 

 

 

 

La mañana del sábado la dedicamos a pescar el tramo libre sin muerte de otro de los muchos ríos que nos tenía preparado nuestro anfitrión. En esta ocasión el río visitado fue el Masma, en el cual los vadeos se hacían profundos, hasta el punto de que me entró agua por el vadeador…ufff, qué fría!!

 

 

Truchas y reos en Galicia - Peskacor Truchas y reos en Galicia - Peskacor

 

 

Truchas y reos en Galicia - PeskacorEra estremecedor pensar que por aquellas aguas que remontábamos, lo hacían también los salmones, los reos, e incluso las lampreas y las lisas. De hecho, pudimos ver un poco de todo, sobre todo algunos ejemplares de reo recién entrados y con tamaños muy buenos, además de un “pequeño” salmón al que le pudimos calcular entorno a 3 kilos. Y es que estos ríos sorprenden a cada paso que das. Igual estás vadeando por un tramo en el que el agua te llega no más arriba de las rodillas, que te encuentras con un pozo de 14 metros de profundidad. Esta mañana fue una de esas en las que no conseguimos captura alguna, pero eso no era lo realmente importante, pues nos lo estábamos pasando en grande.

 

 

 

 

 

La tarde de este mismo día la pasamos pescando de nuevo en el coto sin muerte que pescamos el día anterior, pues también teníamos permisos, y es que estos tramos sin muerte no gozan de mucha aceptación entre algunos pescadores gallegos, quienes prefieren los tramos tradicionales en los que el sacrificio de las capturas es a su elección, aunque poco a poco se está abriendo camino la modalidad de sin muerte obligada.

 

En esta ocasión, los tres montamos los equipos de mosca, pues la tarde anterior fue Juan Alfonso con esta técnica quien consiguió más capturas que nosotros con la cucharilla. Se trataba de adaptar la modalidad de pesca más conveniente para cada momento y en función del río, y por ello no dudábamos en alternar cucharilla y mosca. Nuestros experimentados anfitriones, nos advirtieron de que el viento del norte que sopló durante todo el fin de semana no era el mejor para pescar, y que por lo tanto no debíamos desanimarnos porque las capturas no estuvieran siendo tan abundantes como esperábamos. No obstante, algunas pintonas iban saliendo, y muchas de ellas se escapaban por simple timidez a posar ante nuestras cámaras. Los anzuelos sin muerte y las eléctricas sacudidas de estas salvajes pintonas, hacían difícil su entrada en nuestras sacaderas.

 

Truchasy reos en Galicia - PeskacorEsa tarde decidí tomármelo con mucha calma y pescar muy despacio. Por delante de mí, un tramo de aguas lentas y oscuras, y de no más de metro y medio, escondía a las astutas truchas. Gran parte del tiempo lo dediqué a observar, en busca de alguna cebada sobre la que lanzar, pero el agua estaba muerta, no había actividad alguna. El aire sacudía con violencia las copas de los alisos que abovedaban el río, y se convertía de este modo en otro inconveniente a la hora de estirar el bajo de cinco metros que monté para la ocasión. Ante este panorama no dudé en pescar con la cucaracha, el bicho o el escarabajo, todas ellas sinónimos de una misma mosca: el escarabajo de foam. Pensé que las copas y las ramas de los árboles, así como los helechos de las orillas, albergarían gran cantidad de estos coleópteros que, sin duda alguna, forman parte de la dieta de las truchas, y que ese fuerte viento tenía que estar precipitando a algunos de estos bichos al agua, por lo que la trucha no dudaría en atacar a mi imitación montada en un anzuelo del 12. Así que comencé a lanzar bien largo, a no menos de quince metros, que sumados a los cinco del bajo, sumaban una distancia suficiente para evitar que las ondas que mi lento vadeo provocaba en la superficie del agua, alertaran a las truchas que permanecían escondidas en las márgenes del río. Había que colocar el bicho bajo los helechos de las orillas, o bien, bajo alguna rama caída en mitad del cauce, pues de otro modo no localizaría a las truchas. Los lances no eran fáciles, pero después de dos días pescando, el brazo y la muñeca trabajaban bien. El escarabajo tenía que aguantar en la postura al menos cuatro o cinco segundos, y aunque las picadas solían ser más bien a la caída, alguna me sorprendió justo antes de levantar la caña. Conseguí fotografiar a un solo ejemplar, aun a pesar de que tuve cerca de una decena de subidas a la mosca, pero muchas se soltaron.

 

 

Truchas y reos en Galicia - Peskacor Truchas y reos en Galicia - Peskacor

 

 

Por su parte, Juan Alfonso y Jose, quienes habían compartido jornada, volvían al coche con noticias similares. Ellos optaron por pescar con tricópteros de ciervo y pluma de león, así como con atractoras como la Humpy o  la Griffith´s Gnat, con las que consiguieron algunas capturas.

 

 

 

 

Truchas y reos en Galicia - PeskacorDespués de toda la tarde metidos hasta la cintura en el agua, nuestros entumecidos cuerpos pedían a gritos una ducha caliente y algo que echarnos al buche, así que Juan Alfonso y yo decidimos partir hacía el hostal, mientras Josiño se quedó a pescar el sereno. Y acertó, vaya si lo hizo. Consiguió sacar esta preciosa trucha (la 1ª de la serie comenzando por la derecha) que, el día de antes, muy probablemente, fue la responsable de la rotura del bajo de Juan Alfonso, quien había conseguido tenerla prendida durante el breve instante que duró su encuentro.

 

Ni que decir tiene que también ha habido tiempo para disfrutar de la gastronomía y la buena cocina gallega. Hemos tenido ocasión de disfrutar en la costa de una suculenta mariscada, así como de copiosas comidas que, tras una larga jornada de pesca, eran la recompensa a nuestros agotados cuerpos. Los exquisitos pimientos de padrón y el delicioso pulpo a feira, y la tierna y jugosa carne de ternera gallega…Todavía me estoy acordando: la cara de Josiño ante el chuletón al que me enfrentaba era todo un poema, jejejeje, este tío es un cachondo…!!

 

 

 

 

 

El tiempo se nos agotaba, pero aún quedaba por delante una última jornada de pesca, y en ésta habría sorpresas… El cansancio comenzaba a hacer mella en nuestros cuerpos que, tras el largo viaje y los dos días de pesca intensiva y de poco dormir que arrastrábamos, reclamaban descanso, pero para eso ya habría tiempo más adelante. Ahora tocaba pescar.

 

Tanto Jose como yo optamos de nuevo por la cucharilla, mientras Juan Alfonso se quedó en las tablas más cercanas al coche tentándolas a mosca. Josiño por una orilla y yo por la otra, íbamos escrutando el río sin dejar un hueco en el que colar nuestras cucharillas. En muchas ocasiones se veía perfectamente cómo la trucha perseguía al señuelo, pero no lograba alcanzarlo o bien, tras morderlo, se desprendía tras una enérgica sacudida, pues la normativa obliga en estos tramos a que las cucharillas tienen que ir provistas de un solo arpón y sin muerte.

 

 

Truchas y reos en Galicia - Peskacor Truchas y reos en Galicia - Peskacor

 

 

Truchas y reos en Galicia - PeskacorEsta mañana se me hizo especialmente agradable, pues al ir pescando a la mano con Jose, bromeábamos sin cesar, y el tiempo transcurría entre risas y capturas de pequeñas truchas y pintos de salmón. Hubo una anécdota graciosa que pudo acabar en tragedia…Y es que, tras capturar Jose una bonita trucha, me ofreció su cámara para que lo fotografiase. Tras hacerle un par de fotos, me dispuse como es mi costumbre a fotografiar la suelta de la pintona en una toma subacuática, sin saber que su cámara no es sumergible... Faltó, como se suele decir, el canto de un duro, y menos mal que todo quedó en una anécdota para el recuerdo de la que aún nos reíamos pasado un buen rato…al menos yo, jejeje.

 

A cada paso que avanzábamos, el río se iba haciendo más y más bonito. Además de que era realmente cómodo para pescar, pues su anchura permitía hacerlo conjuntamente sin estorbarse demasiado. En una de esas, Jose me señaló una ventana que se antojaba prometedora. Un pequeño pozo de no más de dos metros  que se formaba tras la caída de una chorrera. Con precisión pude meter la cucharilla dentro, y tras una vuelta de carrete sentí la picada. No le di mucha tregua, pues temía que se me escapara, y rápidamente conseguí introducir en la sacadera al que ha sido el primer reo de mi vida. Al principio dudé, pues mi inexperiencia me llevó a pensar que se trataba de una trucha con una librea más plateada de lo habitual, pero Jose me explicó sobre el terreno las características diferenciadoras entre estas truchas anádromas y las residentes, así como las que existen entre éstas y los pintos de salmón. Toda una lección que nunca olvidaré. Realmente fue la suerte la que procuró que este pequeño reo se prendiera de mi cucharilla y no de la de Josiño, a pesar de que él pesca mejor que yo, así que si alguien se anima a jugar lotería conmigo…

 

 

 

 

Ya por la tarde contaríamos con la presencia de Pablo, cuyo blog os animo mucho a que visitéis, pues no tiene desperdicio. Juan Alfonso hizo pareja con él, mientras yo repetiría con Jose, pero esta vez a mosca. Juan Alfonso y Pablo pudieron dar buena cuenta de algunas truchas, sobre todo éste último quien maneja la cucharilla a ballesta con suma precisión, además del buldó con el que pescó durante un rato.

 

Yo pude sacar un par de truchas, aunque no fotografiarlas, pues mi cámara no aguantó más y se rompió días atrás. Las capturas las obtuve con emergente de tricóptero así como con la Red Tag, ambas montadas en un 18. Jose continuó con su Humpy, la cual le ha dado excelentes resultados a lo largo de todo el fin de semana.

 

 

Truchas y reos en Galicia - Peskacor Truchas y reos en Galicia - Peskacor

 

 

 

 

Truchas y reos en Galicia - PeskacorUna de las cosas que más me ha gustado de pescar estos ríos es su comodidad. Los pequeños núcleos poblacionales que salpican las márgenes de los ríos, producen seguridad en el pescador, quien ante un percance podrá ser socorrido sin mayores problemas. Además, las márgenes de los ríos están plagadas de pequeñas huertas que regalan al hambriento pescador jugosas manzanas, higos e incluso pequeñas fresas salvajes que son una auténtica explosión de sabor, de las que dimos buena cuenta todos.

 

Sin temor a equivocarme, os aseguro que es una tierra que no debéis dejar de visitar, ya sea en viaje de pesca o de turismo, si bien la mezcla de ambos es la ideal. En nuestro viaje de vuelta, no quisimos desaprovechar para hacernos en Lugo con algunos de los productos típicos de la zona, como la empanada gallega de zamburiñas que, aunque no tenían en ese momento, nos hicimos con unas de bonito que también están muy buenas. La crema de orujo, el tinto de la tierra, y como no, un buen albariño, formaron parte de nuestra cesta de la compra.

 

Ya en carretera, al pasar por Salamanca, decidimos hacer una parada para asomarnos al mítico Río Tormes. Tras un breve pero agradable paseo por la ciudad vieja, en la que pudimos fotografiar la Casa de las Conchas, La Catedral Nueva y la Vieja, entre otras, llegamos al puente romano bajo el que discurre alegre el Río Tormes. Es increíble el tamaño de los barbos que pudimos ver desde arriba, ¡Son enormes¡ Desconozco si en el núcleo urbano se puede pescar, pero si no está vedado, es un auténtico paraíso para cualquier pescador a mosca de barbos, pues las aguas son vadeables, claras y anchas, además de que están infestadas de barbos a los que fácilmente les calculamos más de 3 o 4 kilos, además de que supongo que también tendrá truchas.

 

 

Truchas y reos en Galicia - Peskacor Truchas y reos en Galicia - Peskacor

 

 

Como habéis podido ver, nos lo hemos pasado de lujo y no hemos desaprovechado ni un instante de estos cinco días en los que además de divertirnos, hemos aprendido mucho de pesca, de costumbres y un poco de cultura que siempre viene bien. Gracias de nuevo Jose, Pablo y Mark por vuestra hospitalidad y hasta pronto.

 

Comentarios (11)
11 Martes, 16 de Agosto de 2011 21:37
Angel
Buen reportaje,ya me he enterado que la caña te ha ido de lujo.
Un abrazo
10 Lunes, 25 de Julio de 2011 11:36
J Alfonso - Peskacor
Muchas gracias a todos por vuestros comentarios!!. La verdad es que la experiencia ha sido extraordinaria. Los anfitriones estupendos y los enclaves realmente maravillosos.

Hemos conocido a nuevos amigos como a Mark y a Pablo en persona, cosa que me agrada enormemente. Hemos decubierto unos lugares fantásticos y preciosos. Es increible comprobar en vivo como en cualquier regato, a su paso por cualquier pueblito, se pueden ver las truchitas cebándose y pululando a sus anchas. Galicia es una tierra que merece la pena explorar, y si además vas de la mano de un amigo como Josiño pues nada más que decir...

Recomendable al 100%, y si encima tienes la suerte de pelearte con un bonito reo como pudo disfrutar Miguel pues entonces ya será el remate. En fin, es dificil transmitir la expericiencia vivida con palabras.

Un fuerte abrazo a todos, y a ver si nos vemos a pie de rio.
9 Lunes, 25 de Julio de 2011 07:20
Miguel-Peskacor
Buenas Alvaroblack, cómo estás?? A ver si cogemos un dinde de estos los kayaks y les pegamos un poco a los basses y barbos que se van a olvidar de nosotros, jejeje

Barbux, qué te voy a contar a ti que no sepas...aunque creo que la otra vez te quedaste un poco más abajo, para la próxima te recomiendo que visites la zona de Valadouro, porque es también preciosa y llenita de ríos...Pásalo bien en tu escapada.

Buenas Luís, por estas fechas pegándole a los carpones seguro...jejeje, anda que no! Dices mucha información: pufff, si pudiera transmitir todas las sensaciones que me transmitieron aquellos lugares, os llegaría a aburrir de lo que podría escribir.

Un abrazo a todos y saludos
8 Domingo, 24 de Julio de 2011 00:06
Luis Guerrero
Bufff, demasiada información para similar en poco tiempo. Acabo de aterrizar del blog de Josiño y ya vengo embriagado. Ahora leo vuestra entrada y ya es el remate.
Precioso.
Un abrazo chavales y seguid así que no hay quien os pare.
p.d. la cara de Jose con el chuletón....
7 Sábado, 23 de Julio de 2011 18:35
Barbux
Anda, anda al final os escapasteis. Seguro que traeis un monton de buenos recuerdos de esta aventura.
Las fotos muy buenas que, personalmente, me han llevado de nuevo a esa magica tierra. No dudo en la hospitalidad que habeis encontrado y mas de la mano de Josiño.
Esa mano con el reloj baca abajo es inconfundible, preciosidades de truchas.
Enhorabuena Miguel por ese reo date por afortunado. Siento lo de tu camara.
Jajajajaj la cara de Josiño lo dice todo, menudo chuletón.....
Lo dicho, me alegra que todo saliera bien menos la pesca, con eso ya teneis escusa para repetir.
Un saludo
6 Viernes, 22 de Julio de 2011 19:28
Alvaroblack
Enhorabuena por esas truchas y reo gallegos, habéis tenido que disfrutar a lo grande con tan bonito ríos y paisajes.
Como siempre Miguel y J.Alfonso entre las fotos y el relato un 10 para la cronica.
Saludos
5 Viernes, 22 de Julio de 2011 08:30
Miguel-Peskacor
Buenas Jose, también nosotros nos alegramos de haber podido compartir estos días con vosotros, pues los habéis hecho muy agradables (anda que no nos hemos reído...jaja)En cuanto al cansancio, es normal,pues son muchos días a un ritmo alto, lo que pasa es que tú estás hecho un toro!! No dudes de que algún día repetiré, pues sin duda alguna, merece la pena.

Hola Mark! El conocerte en aquel increible paraje ha sido una experiencia muy enriquecedora que espero repetir algún día, pues cuando vuelva a vuestra tierra, pasaré por supuesto a saludarte. Gracias de nuevo por tu hospitalidad.

Qué tal Pablo! El terror de los reos y las truchas gallegas, jejejeje. Eres un fiera tío, lástima que no pescáramos más días juntos, pues me habría gustado compartir una jornada con la mosca, porque con la cucharilla no hay quien os haga sombra, jejeje..!!

Qué pasa Alvaro, cómo llevas la pesca en agua salada? La verdad es que yo también he disfrutado escribiendo el relato, porque había mucho que contar, además de que es una estupenda forma de rememorar los mejores momentos para recordarlos luego en los meses más fríos.

Bueno, pues un saludo a todos y gracias por participar
4 Viernes, 22 de Julio de 2011 00:02
Álvaro-Satubetis
Qué preciosidad¡¡¡ Me habéis tenido embebido con el relato, hasta el punto de que me ha dado pena que acabara.
Se ve que habéis disfrutado de lo lindo. Ir a pescar a otra parte de España siempre es un reto, y si encima allí os esperan los mejores guías de la zona, todo se hace más fácil y volver con un buen sabor de boca está asegurado.
Hace unos años estuve yo por Galicia, y a la vuelta por Salamanca también, y la verdad que son dos preciosidades.
En cuanto a los barbos....jajajajaj LO VUESTRO ES GRAVE¡¡¡ Dejad a los barbos una temporadita jeje

Saludos
3 Jueves, 21 de Julio de 2011 14:29
Pablo de Pesca por los Ríos de Galicia
Yo tambien me alegro que os gustase la tierra gallega, los ríos y sus truchas, no os ha ido nada mal para el tiempo que estaba, pues esta a ser un "verano" frio incluso para nosotros los gallegos. Os felicito por el reportaje y las fotografías, esas truchas son preciosas, y el reo, que decirte del reo, la proxima vez enganchas uno más grande y ya te entra la "reomanía"jajaja
Un saludo a ambos, aqui me teneis para lo que necesiteis.
2 Jueves, 21 de Julio de 2011 13:13
Mark Adkinson
Me alegro haberos ayudado en lo que pude. También espero que me vengas a ver otra vez. No os distais con los días adequados pero siempre hay otra vez y es una buena razon para volver. Hasta cuando querais.
1 Jueves, 21 de Julio de 2011 10:53
Jose
Me alegro un montón que lo hayais pasado bien en estas jornadas de pesca. Fue una pena que el cansancio se os notaba en cada jornadam porque ya pudísteis comprobar que yo soy reacio a abandonar el río jejeje
Quiero aclarar que si hubieras sumergido mi cámara "no sumergible", hubieras aparecido flotando junto a Juan Alfonso, y ya te expliqué cómo derivarías río abajo jajaja.
Anda que con las risas que os habéis echado, se os han quitado un par de años de encima.
Saludos y cuando queráis volver, sabed que esta tierra os aguarda con los brazos abiertos.

Agrega tu comentario

Tu nombre:
Comentario (puedes utilizar código HTML aquí):
  La palabra para verificación anti SPAM. Letras minúsculas sólamente y sin espacios.
Palabra de seguridad: