Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Desde que en la década de los 50 el Instituto para la Conservación de la Naturaleza, más conocido por todos como el ICONA, introdujese al lucio en nuestro ecosistema acuático con fines meramente deportivos, su pesca se ha convertido en una de las más practicadas por los que persiguen hacerse con un buena pieza, pero con un equipo de los llamados ligeros.

 

El Esox Lucius, uno de los depredadores más voraces que moran por nuestros embalses y ríos. Considerado por muchos como una terrible amenaza para las poblaciones ictícolas autóctonas, aunque venerado por otros, que ven en su pesca una de las más apasionantes. Sin lugar a dudas, un pez controvertido que no deja indiferente a nadie.


No son pocos los pescadores que han tenido algún encuentro con él, aunque sea de manera fortuita.  La mayoría de ellos suelen acabar en victoria para el lucio, a quien no le supone ningún esfuerzo cortar nuestros sofisticados monofilamentos de nylon con las cuchillas que flanquean sus mandíbulas, lengua y opérculos.

 

 

¡Ay de aquel pececillo que se cruce en su camino! Su boca está perfectamente diseñada para atrapar grandes presas de todo tipo y no permitir que se le escapen. Varias filas de dientes realizan esta labor a la perfección. Suele decirse que su boca tiene forma de pico de pato, y resulta verdaderamente impresionante ver cómo es capaz de abrirla para engullir de una sola vez a la mayor de sus presas. Personalmente me ha ocurrido que, pescando desde el kayak en aguas muy claras, he visto salir de su refugio, entre las ramas, a un buen lucio y atacar con gran voracidad mi señuelo, siendo incapaz de clavar ante el asombro producido por el encuentro.

 


Son numerosas las anécdotas que, a modo de leyenda negra, describen a enormes ejemplares engullendo a patos, conejos y todo tipo de pajarillos que, inocentemente se posan sobre las ramas de los árboles sumergidos que sobresalen del agua.

 

 

Su pesca es una de las más excitantes que existe. Es muy frecuente confundir un enganche en el fondo con la picada de un gran ejemplar, pues la caña se frenará en seco y el animal, con su gran peso, hará valer su posición. La posibilidad de capturar un gran ejemplar, siempre está presente en la mente del pescador y en cualquier momento puede llegar a producirse.

 

 

Para ello usaremos cañas potentes, de acción heavy, ya sean de spinning o casting, y con no menos de 7 pies. Con un hilo de 0.30 de buena calidad y el freno de nuestro carrete, será más que suficiente para combatir al mejor de los lucios. En cuanto a los señuelos, los Pikie son de los más conocidos, efectivos y económicos que hay en el mercado para la pesca del lucio, aunque no hay que dejar de emplear nunca las spinnerbait, los jerkbait e incluso paseantes, poppers y hélices, pues los ataques en superficie suelen ser también habituales.

 

 

 

Ni que decir tiene que los terminales de acero son imprescindibles, siendo recomendable el uso de aquellos que tengan una longitud no inferior a veinte centímetros, pues el lucio en su ataque suele tragar de un bocado a sus presas y, por lo tanto, cabe la posibilidad de que el hilo roce sus afilados dientes, dando al traste con nuestra captura. El cierre a modo de clip de estos terminales de acero tendrá que ser también de buena calidad y que encaje bien, ayudándonos si hiciera falta de unos pequeños alicates para asegurarlo.

 


En este momento nos encontramos en una buena época para pescarlos.Trataremos de localizarlos en las zonas de paso de sus presas,preferentemente junto a alguna cobertura vegetal o de piedra, y a ser posible en la que la profundidad sea media pero que aumente súbitamente. Los playones también serán zonas querenciosas en las que tendremos que insistir hasta dar con ellos. Aunque quizás, el mejor momento para su pesca será entre los meses de febrero a abril, en los que las posibilidades de hacernos con una gran hembra aumentarán considerablemente, pues se arrimarán más a las orillas, ya que están inmersas en pleno período reproductivo. Durante estos meses será habitual encontrarnos en las aguas más limpias y someras de algunos embalses a grupos de cinco o seis ejemplares de pequeños machos persiguiendo a alguna hembra de mayor porte.


El lucio es un pez que fuera del agua es especialmente delicado. Muchos de nosotros cometemos el error de fotografiarlo nada más capturarlo, sin que previamente le dediquemos ni un minuto a su reanimación. Sin duda es una buena costumbre que debemos aprender, pero no solo con el lucio, sino con todas nuestras capturas. Con todas ellas también evitaremos en lo posible apoyarlas sobre la tierra, pues dañaremos la mucosa que las protege.


Su pesca con mosca se antoja como una de las más exigentes dentro de esta modalidad. Precisa de potentes y pesados equipos que pondrán a prueba a nuestras articulaciones, pues los continuos y largos lances precisan de cierta preparación. Los streamers en epoxi o aquellos elaborados con chenille,  cola de ardilla o cualquier otro material similar capaz de absorber mucha agua, ayudarán a que profundice con mayor rapidez y lleguen a donde deseamos. A ello también ayudarán las líneas hundidas, aunque dificultarán nuestros lances.


Saludos y buena pesca.

Comentarios (17)
17 Lunes, 28 de Noviembre de 2011 01:07
Alvarobetico
Hola compañeros de peskakor, la web ha quedado muy muy chula.

En cuanto a la entrada, muy buena, ideal para la época en la que nos encontramos.De gran ayuda vuestros consejos y explicaciones, los tendremos en cuenta para las próximas jornadas en busca de estos bonitos peces.

un saludo
16 Miércoles, 23 de Noviembre de 2011 11:09
luis guerrero
No le falta nada a la entrada. Ni siquiera pepinazos... madre que bicho.
Un abrazo
15 Martes, 22 de Noviembre de 2011 10:04
Alvaro - Peskacor
Ante los comentarios del lucio, con el que salgo fotografiado, me veo en el deber de responder en nombre de Antonio, (con su permiso).
Así es Miguel, el "Lapicero" arrojó 6.660 g y como bien se dice aquí, el "pezqueñin", en concreto, presentó una gran batalla produciendo en más de una ocasión el salto del freno, carrera tras carrera Antonio consiguió dominarlo hasta que por fin lo sacó del agua. Gracias a unos antiguos compañeros que andaban por ahí, los cuales muy amablemente nos dejaron "las pinzas" ( instrumento con el que se ve que sujeto la boca del pez), lo echamos a tierra. Si no llega a ser por dicho instrumento dudo que nos hubiéramos atrevido a echar mano al lucio. Tras su pesado y fotografiado lo devolvimos a su medio, comprobando siempre su estado.
Desde aquí quiero dar gracias a esos compañeros que muy amablemente prestaron su ayuda cuando más la necesitábamos. (A ver si contactáis con nosotros y hacemos una salida pesca).
14 Martes, 22 de Noviembre de 2011 08:43
Miguel-Peskacor
Hola Alvaro-Satubetis,

No he querido entrar en polémicas con el lucio, pues como bien sabes las despierta y mucho...Pero no por ello hay que dejar de reconocer que es un pez agresivo y voraz que influye en las poblaciones ictícolas, ya sean autóctonas o alóctonas.

Habría que preguntarle a Antonio si tiraba el mounstro de 6,660 kg..jejeje Nos contaba que no podía con él, y que le soltó hilo del freno aun a pesar de tenerlo bien apretado. Lo que pasa que comparado con nuestro barbo.....eso es otro cantar.

Saludos.
13 Martes, 22 de Noviembre de 2011 08:39
Miguel-Peskacor
Hola Kike, qué tal?

Cada vez que capturamos un pez, inevitablemente lo estresaremos. Pero ello no quita que podamos minimizar ese efecto, tratando de no alargar en exceso la lucha y oxigenándolo bien tras la captura. De algo que no he hablado, y que en este pez también es fundamental, es de su correcta manipulación, lo cual también ayudará a no estresarlo demasiado.

Saludos Kike

Al hilo de tu comentario, es de justicia indicar que la captura del lucio con el que posa Alvaro-Peskacor es atribuible a un amigo que conocimos ese día, proveniente de Lora del Río, con quien compartimos jornada y cuyo nombre es Antonio y a quien le mando una enorme felicitación por este enorme lucio que pesó 6 kilos 600 gramos. La foto en la que posa Antonio su lucio no es de buena calidad.

Antonio, me alegra que hayas retomado la pesca después de tantos años, y además con este reestreno....

Saludos.
12 Martes, 22 de Noviembre de 2011 08:32
Miguel-Peskacor
Qué tal Alvaro Corona!!

Lo que tú comentas es precisamente lo que he querido lograr con este artículo. Internet es una enorme fuente de información donde beber de muchas materias, y aunque sobre este tema hay mucho escrito, he querido hacer una humilde aportación.

Saludos.
11 Martes, 22 de Noviembre de 2011 08:30
Miguel-Peskacor
Javi Mateos, me alegra verte por aquí!

Lo de la reanimación con el lucio el vital, pues son unos peces especialmente delicados. ¿os imagináis que estáis en una piscina jugando muy sofocados y que cuando más necesitáis el oxígeno, en el momento de más estrés, os sumergen en el fondo para echaros unas fotos? Seguramente nos ahogaríamos o nos daría una embolia o algo parecido...No sólo es capturar y soltar, sino hacerlo con garantías para el que el pez sobreviva, que es de lo que se trata.

Un abrazo Javi!!
10 Martes, 22 de Noviembre de 2011 08:26
Miguel-Peskacor
Qué tal Javier-Peskacor!!

Tenemos pendiente una salida a spinning, así que ya mismo hablamos...y si no, pues cogemos otra vez las cañas de mosca y nos vamos a practicar el lance, que luego lo agradeceremos.

Saludos.
9 Martes, 22 de Noviembre de 2011 08:24
Miguel-Peskacor
Buenas Alvaro-Peskacor!! El tema de la muerte en los anzuelos es verdaderamente una asignatura pendiente para muchos. Personalmente pienso que no hay que quitársela siempre, de hecho yo no suelo hacerlo para los basses o los lucios, pues creo que gracias al diseño de su boca, no sufren tanto como las truchas, los barbos o las carpas, aunque tampoco está de más quitársela, pues no por ello se pierden más capturas. Además, para mí por lo menos, lo más bonito es la picada y la lucha, aunque luego el pez se escape. Me gusta ese regustillo amargo que te deja un pez que consigue liberarse durante la pelea, pues aunque consigo engañarlo, él es más hábil que yo y consigue zafarse.

Saludos.
8 Martes, 22 de Noviembre de 2011 08:19
Miguel-Peskacor
Gracias Juan Alfonso. Cierto es que esta vez he querido aprovechar algunas fotos de archivo y las nuevas que me han hecho llegar para acercar la pesca de este deportivo pez a aquellos que pretendan iniciarse, pues el artículo no es excesivamente técnico y por lo tanto llega a muchos.
7 Lunes, 21 de Noviembre de 2011 22:39
Álvaro-Satubetis
Uuuuuuuuuuuuuuuh¡¡¡ Buen repaso le has dado a la pesca del Lucio Miguel. No te equivocas al decir que no deja indiferente a nadie. A mi me gusta mucho su pesca y eso que dicen algunos de que "no tira"....quizás no pegue grandes carreras, pero con equipos ligeros es una gozada pescarlos.
El tema de la mosca ya es otro menester...y clavar la mosca en esas bocas...

En fin, buena entrada Miguel .

Saludos
Saludos
6 Lunes, 21 de Noviembre de 2011 22:22
Kikefly
Muy buen reportaje, como bien dice por ahi Juan Alfonso es muy importante el adecuado manejo de este pez, ya que se estresan bastantes hasta el punto de fallecer.
Decir que vaya "lapicerillo" se ha marcao el Álvaro, felicidades, y al resto, por supuesto.
5 Lunes, 21 de Noviembre de 2011 21:06
Alvaro Corona
Enhorabuena por la entrada Miguel, seguro que ayudara algún principiante en la decisión de caña, señuelos y epocas d pesca.

Saludos
4 Lunes, 21 de Noviembre de 2011 20:07
Javi Mateos
Buena entrada Luciera Miguelon, llevas toda la razon a pesar de su agresividad son peces sumamentes delicados fuera del agua y una reanimacion siempre les viene bien para quitarles ese estado de "amamonamiento" que se les queda, buenas fotos, por cierto te tengo que preguntar una cosa Miguelon te mando email, saludos.
3 Lunes, 21 de Noviembre de 2011 16:32
Javier-Peskacor
Enhorabuena por la entrada Miguel, muy muy currada y sobre todo bastante útil.
Me anoto muchos puntos del artículo, ahora... a llevarlos a práctica.
Un saludo
2 Domingo, 20 de Noviembre de 2011 16:53
Alvaro - Peskacor
Comparto opinión con J.A. , es de vital importancia que comprobemos que el pez es devuelto en perfecto estado. Para ello nunca me cansaré de repetir lo que muchos pescadores sabemos ... QUITAR LA MUERTE A NUESTROS ANZUELOS Y POTERAS.

Gran entrada Miguel... muy buena.
1 Domingo, 20 de Noviembre de 2011 15:29
J Alfonso - Peskacor
Magnifica entrada Miguel!

Me ha encantado la perspectiva técnica que le has dado a este artículo. Muy interesante y por supuesto tomare nota de los consejos que compartes con todos nosotros.

Me gustaría hacer hincapie en un detalle que apuntas en este texto, y es precisamente el hecho de reanimar al pez una vez capturado, antes de proceder a fotografiarlo. Creo que es una muy buena reflexión y práctica, ya que justo al capturarlo es el momento de mayor estress para el animal, y cuando debemos mostrar mayor delicadeza con el mismo. Tomo nota de este apunte e intentaré llevarlo a la práctica en el futuro.

Agrega tu comentario

Tu nombre:
Comentario (puedes utilizar código HTML aquí):
  La palabra para verificación anti SPAM. Letras minúsculas sólamente y sin espacios.
Palabra de seguridad: